Los 10 principales beneficios del ajedrez

Os presentamos este interesantísimo artículo aparecido en la plataforma chess.com .

En él se presentan algunos de los principales beneficios que tiene la práctica del ajedrez. Disfrútalo.

https://www.chess.com/es/article/view/los-10-principales-beneficios-del-ajedrez

  1. Une a las personas.
  2. Te enseña a ganar y perder.
  3. Ayuda a los niños
  4. Puede ayudarte a concentrarte.
  5. Es una herramienta educativa.
  6. Desarrolla la creatividad.
  7. Aumenta el autoestima.
  8. Desarrolla la capacidad de resolver problemas.
  9. Ejercita el cerebro.
  10. Te ayuda a estar tranquilo.
Publicado en Más allá del club | Deja un comentario

I Torneo Femenino Ciudad de Pamplona

Hace unas semanas tuvo lugar la primera edición del Torneo Femenino Ciudad de Pamplona. Desde hace unos meses el INDJ está intentando que las federaciones deportivas trabajen en serio el tema de la visibilización de la Mujer en el deporte y entre las decisiones adoptadas por la FNA al respecto estuvo poner al cargo de este asunto a María Goñi, que en este evento ejerció de Directora del torneo.

Una de las primeras medidas que ha tomado ha sido organizar esta prueba deportiva, a la que acudieron un total de 19 jugadoras. En nuestra opinión son relativamente pocas las participantes que tomaron parte en la competición y es que tal vez la fecha no haya sido la más adecuada teniendo en cuenta que la mayoría de jugadoras federadas en Navarra son menores de edad y el torneo se celebró durante un sábado habiendo al día siguiente campeonato por equipos (también durante todo el día) desde sub8 hasta sub12.

Las piscinas de Oberena fueron el lugar elegido para la disputa de seis rondas en horario de mañana y tarde con partidas a 20′ finish. El club Mikel Gurea aportó tres jugadoras: Irene Arlanzón (sub14), Lucía Suescun (sub12) y Aurora Hidalgo (sub10).

En el plano deportivo, la vencedora fue  con toda justicia Marta Roldán (Santa Ana), que contó todas sus partidas como victorias para entablar en la última de ellas y alzarse así con el título y una recompensa económica de 150 euros en forma de vales de compra. En total se repartieron más de 600 euros en tarjetas de regalo para las mejores clasificadas.

En cuanto al desempeño de las nuestras, Irene Arlazón (que aún es sub14) realizó uno de sus mejores torneos hasta la fecha, alcanzando la cuarta posición sólo inclinando su rey frente a las dos primeras clasificadas. Lucía no pudo participar en todas las rondas, pero le servirá para ir puliendo su juego de cara las final sub12. Y la más pequeña de la expedición, la sub10 Aurora Hidalgo, volvió a arriesgar en las aperturas y quemarse por la rapidez de sus movimientos, pero bien seguro que todo esto le hará aprender.

Los resultados ronda a ronda y la clasificación final en este link.

Hay que cuidar los detalles

Como éste es un torneo de promoción y el protagonismo debe ser para las mujeres, creemos que es preciso cuidar al máximo los detalles. Así, en las bases del torneo podía leerse: «…La puntuación final de cada jugador será la suma de los puntos obtenidos en cada partida… Las partidas no jugadas se considerarán como tablas contra un oponente virtual…  Se recomienda a los participantes que soliciten autorización al equipo arbitral…«. Todo explicado en genero masculino, un detalle a tener en cuenta.

Pero al menos la directora del torneo era una mujer, pero no así el árbitro principal. ¿No era posible tener a una árbitra en este cargo? Parece que no -habría que pedirle explicaciones a la FNA-… o es que los detalles no importan… o tal vez estemos todos los demás equivocados, porque el encargado de ejercer de árbitro principal (o árbitra principal) fue curiosamente Mikel Huerga, que ya ganó un Torneo Femenino en Chamartín en el año 2014. Lo podéis ver aquí. Qué cosas… ¿no?

Aplaudimos la iniciativa, pero no podemos de enfocar nuestra pequeña crítica en los detalles, que hay que cuidarlos.

Publicado en Competición | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Los trucos antiguos nunca pasan de moda: Defensa Petrov, Ataque Cozio (Lasker)

¿Es conveniente perder el tiempo con variantes antiguas? Como diría el gran mago Juan Tamariz cuando inviertes tiempo en algo que amas nunca lo pierdes y si estamos hablando de ajedrez lo pierdes menos, pues conocer variantes antiguas como la que nos ocupa 5.De2 te permite poder pillar desprevenido a un rival bien preparado, o evitar caer en un truco antiguo.

La Defensa Petrov fue analizada y practicada por el jugador y compositor de estudios ruso Aleksandr Dmítrievich Petrov (1794-1867) y es una apertura que nunca pasa de moda y siempre es apreciada por la élite por su solidez. La variante que nos ocupa es atribuida al jugador y segundo campeón del mundo, el alemán Emanuel Lasker (1861-1941) y es una variante que no emplean los profesionales porque produce un cambio de damas prematuro y posiciones igualadas perdiendo las blancas la iniciativa de salida. A nivel club es otra historia. Se sigue empleando por jugadores que quieren jugar contra la Petrov sin complicaciones o saltándose la preparación del rival. Además, que conduzca a posiciones igualadas no implica que esté carente de peligro, como vamos a comprobar en la siguiente miniatura.

Pedro Forján

Publicado en Defensa Petrov | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Villatuerta cierra la Jornada III de los JJDD con ¡¡ 22 clasificados !! para la finales individuales

La última parada de los Juegos Deportivos de Navarra en su fase clasificatoria individual nos deparó un paraje que hasta la fecha no había albergado torneo alguno de ajedrez. Se trataba del polideportivo municipal de Villatuerta, una pequeña localidad de Tierra Estella. Así, dentro de la propuesta de organizar tres torneos en tres zonas distintas, la FNA llevó el ajedrez a un nuevo lugar con el fin, parece ser, de dejarse ver… pero la verdad es que estábamos los de siempre…

Sub8

Esta categoría, la de los más peques, está llena de sorpresas. Y como muestra, un botón: la irrupción de June Arrastia en la competición después de sólo tres clases… y es que aprender del hermano mayor sirve para algo, ya que en su primer torneo estuvo a punto de llevárselo, si no es por eso, porque sólo lleva 3 horas y 45 minutos de clases. June estará en la final, pero Leonardo Alvarado y Alex Castillo, sus compañeros de clase, tendrán que esperar al por equipos para seguir progresando.

Más información aquí

Sub10

En esta categoría esperábamos meter a tres de los nuestros entre los cinco primeros. Víctor Diéguez, Ander Arrastia y Oihan Izquierdo habían tenido a lo largo de las dos jornadas anteriores una serie de oportunidades más que claras para estar ya metidos en la final, pero la tierna edad que aún tienen les hace cometer errores que a los ojos de los adultos parecen increíbles, pero es que cumplirán 9 años dentro de unos meses… Al final, sólo Víctor alcanzó el premio deseado, en un torneo en que el vencedor fue el tudelano Mateo Gómez

Más información aquí

Sub12

Kaiet en mesa 5 contra Marc Archiles. Victoria

El torneo sub12 no tuvo color, y es que entre los participantes se encontraba uno de los gallos de la categoría, Asier Ayúcar (Gazte Berriak), que finalmente se alzó con la victoria con pleno de victorias. Y en un dramático final con dos piezas de desventaja pero con un peón en séptima, Daniel Jiménez logró alcanzar el quinto puesto que le da derecho a jugar su primera final de los JJDD.  Alejandra García y Leyre Ruiz lucharon hasta el final por lograr la clasificación, y la primera de ellas ha estado clasificada para la final durante 72 horas, las que distan desde que el árbitro del torneo en Villatuerta dijera que se clasificaban tres niñas y la decisión del director del torneo de que eso era un error y que sólo serían dos… Por supuesto, es del todo irregular esta circunstancia, ya que si se dice que se clasifican X personas, los jugadores tratan de alcanzar esos X puestos, no los de X-1, obviamente. Ergo… reclamación al canto.

Más información aquí

Sub14

David Jiménez e Irene Miguel por fin hicieron los deberes y no pasaron apuros para meterse en una final que se merecen no sólo por el nivel que atesoran, sino por el trabajo que realizan. Si no fuera por los nervios, los objetivos se habrían logrado antes, pero así es el deporte, ¿no? Por otro lado, además del derrochador torneo de David, que regaló medios puntos a todos los que se cruzaron con él, destaquemos el torneazo de Daniel del Molino, que rozó la gesta y jugó en la mesa 1 en la última ronda, y la victoria merecida del rotxapeano Eneko Saldaña.

Más información aquí

Conclusión: Cinco clasificados más para las Finales individuales que se suman a los diecisiete que ya habían hecho la tarea antes, haciendo un total de ¡¡ 22 clasificados !! A éstos, además, hay que sumar los 4 clasificados de Gazte Berriak, los 4 de la Rotxapea y los 3 de Amaiur ikastola, en donde nuestros monitores también dan clases. Es para estar felices, pero a la vez expectantes ante las inminentes finales.

Publicado en Juegos Deportivos de Navarra | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Diez clasificados más en la Jornada II de los JJDD en Tudela

El Polideportivo Ribotas Ebro y el Centro Cívico Lourdes, ambos espacios sitos en Tudela, fueron las sedes de las segunda jornada de los Juegos Deportivos de Navarra que viene organizando la FNA y el INDJ. La semana pasada ya hablamos de las novedades de esta edición de 2020 en el plano clasificatorio, pero es que también las hay en el ámbito geográfico, ya que después de la jornada de Pamplona toca desplazarnos a Tudela y visitar la Ribera navarra.

Después de los siete clasificados en la jornada anterior, los de Burlada volvimos a intentarlo en las cuatro categorías inferiores. Y nos volvimos a casa con una buena cosecha.

Sub8

En la final no podía faltar nuestro infatigable Ander Rosso, que con 5 de 6 se quedó segundo del torneo, demostrando que es uno de los jugadores más a tener en cuenta en las quinielas de la categoría. Le acompañará Estefanía Diéguez, que también logró meterse en la final en un torneo que ganó Juan Sánchez.

Más información aquí.

Sub10

Como dije la semana pasada, en sub10 la calidad de los de Mikel Gurea es algo que se nos va de las manos. Unos auténticos genios que nos sorprenden cada día y que nos van a quitar el puesto en los primeros tableros del club. Así, Jorge Suescun resultó vencedor del torneo con mayor número de participantes con pleno de victorias al vencer precisamente a su compañero Oier Canle, que llevaba el mismo ritmo que él hasta que sus caminos se cruzaron. A este doblete en lo más alto hay que añadir la clasificación de Aurora Hidalgo para la final después de los nervios de la primera jornada. Quienes estuvieron bien cerca de meterse en la final fueron Ander Arrastia, que acabó en la sexta plaza, y Oihan Izquierdo (octavo) a nada de cruzar la línea de meta.

Más información aquí.

Sub12

El segundo entorchado de la jornada para los nuestros se lo llevó Aitor Esparza, que lleva ya un buen tiempo en la élite escolar. 5 de 6 fue su resultado, encabezando una expedición de seis jugadores de un total de 24 participantes. También estarán en la final Lucía Suescun y Ainara Estevez, esta últuma pese a ser éste su segundo torneo disputado y llevar sólo unos meses ante el tablero. Pero no todo fueron alegrías, puesto que Gorka González se nos quedó a un solo puesto de la clasificación directa después de haber desplegado un brillante y ágil juego.

Más información aquí.

Sub14

Tan sólo 15 fueron los participantes en esta segunda jornada. Desde Burlada viajaron hasta la capital ribera tres de los nuestros, siendo el resultado casi perfecto, puesto que Irene Arlanzón logró no sólo la clasificación, sino el primer puesto entre las féminas, lo que bien seguro le dará ánimos en la final. Impresionante también el desempeño de Iker Fernández en su primera temporada jugando al ajedrez. Ya está entre los mejores, ahí es nada, y jugará la final gracias a sus 3 puntos. Finalmente David Jiménez rozó otra vez la clasificación y esta vez sólo medio punto le separó de su objetivo. El vencedor fue Iñigo López (San Juan).

Más información aquí.

 

Diez clasificados más para las finales, que sumados a los siete de la jornada anterior catapultan al club Mikel Gurea a lo más alto y demuestran que la nuestra es una cantera a tener muy en cuenta.

Publicado en Juegos Deportivos de Navarra | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Torneo ¿de Invierno?: un ganador incontestable.

El año pasado por estas fechas disputamos el Torneo llamado de Primavera. Quizás por la incongruencia del nombre con el calendario, se decidió rebautizarlo con otro más en consonancia con la estación astronómica: Torneo de Invierno. Pues no. Así como el año pasado hasta tuvimos una de las rondas pasada por nieve, lo de este año ha sido escandalosamente cálido y hemos terminado el torneo con una espléndida floración en parques y jardines. Quizás la organización quería entregar una guirnalda de flores al incontestable ganador de este torneo, Cristian Atipov. Seis puntos y medio de siete en lugar del pleno, a causa de unas tablas en sexta ronda cedidas legalmente ante Gregorio Sola, que reclamó la repetición de movimientos, pero no queridas ni buscadas por él. Pudo haber sido un pleno al 7.

Decía Ayrton Senna que el segundo es el primero de los perdedores. En esta ocasión, mucho más.  Sacar un punto al segundo en un suizo a 7 rondas con 60 participantes, deja clara la superioridad del ganador. Pero es que detrás de él se apretaban cuatro jugadores con la misma puntuación, y otros cuatro más a medio punto. No existe ni siquiera el primero de los perdedores. Y si alguno ha perdido más que los demás, sería Sergio Anguas, segundo del ránking, que acaba en el puesto catorce con una pérdida de 42 puntos de ráting que le costará recuperar mucho más de lo que le ha costado perder. Quizás su candidatura a la presidencia de la FNA le ha distraído del juego.

Cada torneo tiene casi tantos puntos de vista como jugadores. Y si uno cuenta lo que ve, también sabe que está callando lo que no vio.

Dieciocho jugadores sin rating venían en busca de su primera calificación, pero poco más de la mitad eran esos simpáticos y serios mocetes que se sientan delante del tablero con el bocata al lado y la madre o el padre no muy lejos. Así que se empezaron a producir algunos resultados sorprendentes entre la clase media del ranking, que vio como unos jugadores talluditos y hasta ahora desconocidos emergían a su costa: Mikel y Javier Aldea, Alejandro Vicondo, David Etayo, Alejandro Oliver, Manuel González Llamazares, Marco Antonio Planillo… Claro que los mozalbetes tienen el viento a favor y K=40 hasta los 18 años.

Una de las posiciones que creo que recordaré siempre se produjo en tercera ronda entre Sergio Iturralde, con blancas, y Adrián Oroz, con negras. Torre y caballo contra dama, pero peón en séptima. Sergio, con dos o tres minutos de reloj, Adrián con más de veinte. Adrián crecido, porque acababa de empujar su peón de «d» hasta la séptima fila. Era la última partida del sábado. Los árbitros ya habían recogido tableros, piezas y relojes de todas las mesas, menos de ésta, alrededor de la cual nos arremolinábamos más de media docena de personas. Las apuestas por Sergio se hubieran pagado muy caras, pero había morbo por ver derramarse la sangre del perdedor o por anticipar antes que los propios jugadores la maniobra definitiva que decidía la partida. Sergio ofreció tablas, Adrián las rechazó sin dudar. Durante casi treinta minutos Sergio no movió otra pieza que la dama en respuesta a las distintas emboscadas que le planteaba Adrián. Era fácil equivocarse. Cada movimiento de Sergio paraba dos amenazas: la que le planteaba Adrián y la inexorable cuenta atrás del reloj. Bendito incremento. Sin él, no hubiéramos visto luchas como ésta.

Pero llegó un momento en el que Adrián tenía en su reloj menos tiempo que Sergio en el suyo. Sus tanteos eran cada vez más arriesgados, y empezó a permitir que la dama de Sergio se despegara de la diagonal salvadora a1-h8. Pronto perdió algún peón, hasta que, finalmente, Adrián cedió el punto.

En la ronda siguiente, Sergio firmó una derrota fulminante ante Gregorio Sola recibiendo mate en la séptima jugada. Así es el ajedrez, humano y sobrehumano a la vez, lleno de errores que sonrojan y de resistencias precisas, milimétricas, que enorgullecen.

Felipe Martín

Sergio Iturralde – Adrián Oroz (3ª ronda Torneo de Invierno, Pamplona)

 

 

Publicado en Competiciones oficiales Navarra | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El veneno y el puñal en la apertura italiana (in memoriam Lucrecia Borgia)

Lucrecia Borgia, recreación de la serie «Los Borgia»

La apertura que hoy les traigo es una de las más antiguas del ajedrez. Se menciona en el tratado de Luis Ramírez de Lucena (1465-1530) «Repetición de amores y arte de ajedrez», publicado en Salamanca en 1497, junto con otras muchas posiciones básicas de ajedrez como el final conocido como posición de Lucena. Lo que no se suele saber es que el libro de Lucena es en gran medida un copia y pega al estilo de la época del libro perdido pero bien documentado de Francesch Vicenc, publicado dos años antes en Segorbe, Valencia. La continuidad entre las dos obras está documentada incluso a nivel de tipografía, pues en la composición del libro de Lucena se usaron los mismos tipos con los que se había impreso el libro de Francesch Vicenc, siendo los impresores, que se habían trasladado de Valencia a Salamanca entre 1495 y 1497, los que con toda seguridad le dieron a conocer a Lucena la obra del ajedrecista valenciano. La obra de Francesch Vicenc es un hito en la historia del ajedrez, pues fue la primera en la que se establecieron por escrito las reglas del ajedrez moderno o «de la dama», que se difundió como la pólvora (y también gracias a la pólvora y a la imprenta) por todo el Mediterráneo cristiano, señoreado por la Corona de Aragón, y por el norte y centro de Europa. Se cree que Francesch Vicenc llegó a ser chess trainer de nada menos que Lucrecia Borgia, la femme fatal de los Borgia, no se sabe si en calidad de víctima o de depredadora. La familia Borgia ha pasado a la historia por sus trucos, trampas y celadas a base de bodas, incienso, veneno y puñal.

Página de la obra de Lucena, publicada en Salamanca en 1497, con licencia Creative Commons del «Llibre dels jochs partits dels schacs en nombre de 100», de Francesc Vicenc

En esta apertura más vieja que Lucena el alfil de rey se desarrolla antes que el caballo de rey, el cual muchas veces sale por e2 para apoyar el avance f4. Es una apertura agresiva, muy usada a nivel de club, pero poco frecuente en el ajedrez de alto nivel, donde a lo sumo aparece como una mera transposición de su prima, la apertura italiana, una de las primeras, sino la primera que guía los primeros pasos de los que se inician en el ajedrez.

Dicen que familiarizarse con los ardides, emboscadas y encerronas propios de los comienzos de partida es un paso previo necesario antes de profundizar en líneas y variantes. Por ello, para que nuestros jóvenes pioneros emulen sobre el tablero las andanzas de los Borgia, he elegido una partida en la que las blancas eligen la variante del gambito de Urusov, una línea muy agresiva que contiene una o dos celadas que hay que conocer para evitar o, quién sabe, incluso para tender. En este caso que mostramos el poco experimentado jugador de negras (poco experimentado viendo su elo en comparación con su rival) cayó en la celada 6…dxc3, perdiendo la partida rápidamente en apenas quince jugadas.
.
Pedro Forján
.
Publicado en Apertura Italiana, Aperturas | Etiquetado , | Deja un comentario

La realidad no envidia a la ficción

El final que nos ocupa puede parecer una composición de las que muchas veces echo mano, debido a la disposición del material y la colocación del mismo. Pero la realidad es que proviene de una partida real jugada en el torneo de Londres de 1947. La disputaron los dos maestros de nacionalidad inglesa Cenek Kottnauer (1910-1996) y George Alan Thomas (1881-1972).

Cenek Kottnauer en realidad era checoslovaco y como tal representó a su país en la Olimpiada de Helsinki de 1952. Pero en 1953 emigró a Inglaterra, país al que representó como primer tablero en la Olimpiada de Tel Aviv de 1964.

 

George Alan Thomas fue un gentleman de los tiempos de antaño, capaz de jugar profesionalmente al ajedrez, al badminton y al tenis, por orden alfabético. En la foto lo vemos disputando un partido de dobles mixto.

 

 

Es el turno de las negras y la posición refleja un equilibrio material que hace presagiar un empate o ¿no?. Para dar un poco de descanso al cálculo, las preguntas que voy a hacer son:

¿Cuál de las siguientes afirmaciones es correcta?

A) Las blancas están mejor.

B) La posición esta nivelada.

C) Las negras están mejor.

¿Podría trazar un plan de acción sin entrar en lineas concretas que respalde su respuesta anterior?

Ahora a afinar el instinto y a darle al problema.

 

La Solución, como siempre, está debajo.

|

|

|

|

|

V

V

V

V

Publicado en Finales de Peones | Etiquetado , | Deja un comentario

Piaget y la mayéutica ajedrecística

Hace unas semanas publicábamos un artículo a propósito de la provocadora cita de Unamuno “el ajedrez desarrolla la inteligencia, sí, pero sólo para jugar al ajedrez”. Y hace poco, en sentido contrario, un artículo del filósofo y pedagogo Nicola Lococo interpretando el diálogo entre los dos jugadores de una partida de ajedrez como un ejercicio de mayéutica socrática: es decir, como un paradigma de praxis intelectual entre dos personas que colaboran en la búsqueda del conocimiento cuestionándose el uno al otro. ¿Pueden conciliarse puntos de vista tan opuestos? Veamos.

El primero de los artículos concluía preguntándose que dirían Piaget o Vigotsky acerca de si el aprendizaje y la práctica del ajedrez en edad infantil ayudan a su desarrollo intelectual. Pues bien, desde la teoría piagetiana del desarrollo infantil se le puede dar una respuesta a esta pregunta que engancha además con la perspectiva mayéutica invocada por Lococo.

Voy a dar un pequeño rodeo a través de las ideas de Piaget y Vigotsky para establecer la primera premisa de este artículo: que la confrontación-diálogo entre dos o más personas es la forma original como surge el razonamiento lógico en el desarrollo infantil.

En el esquema piagetiano de desarrollo infantil, hay un salto, un rubicón alrededor de los 6-7 años. La edad no es ni mucho menos exacta, puede variar según individuos y entorno sociocultural, pero la mutación se da en todos los niños. Hasta esa edad aproximada el niño es “intelectualmente egocéntrico”. Entrecomillamos la expresión porque Piaget no utiliza el término “egocéntrico” en su acepción corriente, tal como lo definiría el diccionario de la RAE o como lo utilizaríamos en una conversación casual. Es importante entender lo que quiere decir Piaget caracterizando como egocéntrica la inteligencia del niño en el periodo aproximado de los 2-7 años. Importante para comprender la dificultad o incluso imposibilidad de jugar al ajedrez para los que aún no han dado el salto, aunque sepan las reglas y muevan las piezas correctamente. Importante también para comprender lo que de positivo puede aportar el ajedrez a esa edad en la superación de ese reto cognitivo.

Como dice Piaget y nadie se ha atrevido a contradecir, el ser humano recién venido al mundo no distingue aún entre su mismidad y la realidad exterior. El bebé es egocéntrico en un sentido absoluto. Desde ese instante inicial el desarrollo humano es un proceso de autoconciencia y descentración, un ejercicio creciente de objetividad que solo termina cuando el ser humano hace techo cognitivo. Al nacer, todo lo que percibe el recién nacido, empezando desde luego por la propia madre, es parte de él, de sí mismo. Va comprendiendo donde está la barrera entre el mundo exterior y él mismo a base de frustraciones, pero también de triunfos cuando da un paso adaptativo exitoso. “Va comprendiendo” quiere decir, ni más ni menos, que el niño construye en su interior, en su mente, los esquemas operativos necesarios para desenvolverse en la realidad, para saber que las ausencias de su madre son temporales y que volverá, o que la pelota que ha rodado y dejado de estar visible no es que haya dejado de existir, simplemente está oculta o tapada. Piaget coloca en el segundo año de vida, más o menos, el fin del estadio que denomina sensorio-motriz por la prevalencia de la conducta exploratoria física y sensorial en su desarrollo mental.

Con la aparición del lenguaje y hasta los 6-7 años aproximadamente, Piaget describe lo que etiqueta como estadio preoperacional, de una intensa actividad mental, pero que se rige por reglas muy diferentes de las del adulto y que los adultos solemos olvidar o desconocer. Una de ellas, el egocentrismo cognitivo. Un ejemplo de egocentrismo cognitivo sería este diálogo. Le preguntamos a un niño:

    • ¿Tienes un hermano?
    • Sí.
    • ¿Cómo se llama?
    • Carlos.
    • ¿Carlos tiene un hermano?
    • No.

El niño es incapaz de representarse mentalmente el punto de vista de su hermano Carlos y de otras personas en general. No se piense que un Sócrates, a base de preguntas, conseguirá llevar la luz a su mente si el niño no está maduro. Más bien puede ocurrir que el adulto con sus preguntas sugiera la respuesta y el niño nos la repita como un loro porque intenta dar satisfacción al adulto. Hay una barrera mental, el egocentrismo cognitivo, que el niño debe superar. Como adultos, nos sorprende descubrir que exista esa barrera porque vemos al niño como un igual a nosotros pero más pequeño, cuando de lo que deberíamos maravillarnos es de que los seres humanos hayamos desarrollado nuestra mente más allá de esa barrera innata tan natural.

Para Piaget, biólogo de formación, el acceso a una fase superior del desarrollo cognitivo es el resultado del conflicto con la realidad y de un proceso de adecuación a ella, similar o equivalente al proceso de adaptación de todos los seres vivos a su medio. Con la importante diferencia de que lo que en el resto de los seres vivos suele ser la adecuación de un órgano a una nueva función, en el ser humano consiste esencialmente en el desarrollo de un superinstrumento: la mente.

Vigotsky matiza o más bien amplia ese punto de vista señalando que la realidad a la que se adapta el individuo humano es abrumadoramente social, cultural. Y que todas las funciones mentales internas, intrapersonales, características del ser humano, aparecen primero en forma externa, como relaciones interpersonales. Por ejemplo, el reflejo del bebé de asir un objeto fuera de su alcance, un sonajero o un muñeco, es interpretado y devuelto por sus padres como gesto de señalar, generando así entre padres e hijos la primera palabra de un lenguaje mímico universal. El lenguaje propiamente dicho, aprendido-imitado de los adultos, se convierte progresivamente en un instrumento mental y el niño se habla a sí mismo, se repite las palabras y frases aprendidas para dirigir su propia conducta, al principio en voz alta y finalmente en silencio: ha aparecido el lenguaje interior.

Para Vigotsky, lo que rompe el egocentrismo cognitivo es la interacción social, el conflicto con los demás. Conflicto que se expresa en gran medida de manera lingüística, puesto que es el lenguaje el medio esencial que utilizamos para interaccionar. Son las frases contradictorias de los otros los primeros contraargumentos que el niño empieza a manejar mentalmente, como si fueran aprendices de la mayéutica socrática.

Y todo esto, ¿qué tiene que ver con el ajedrez?

Si observamos los primeros balbuceos ajedrecísticos de los niños que no han traspasado aún la frontera del egocentrismo, observaremos que es muy fácil que:

  • muevan alfiles, torres, dama y rey con soltura a través de diagonales, filas y columnas.
  • sepan mover los peones 1 o 2 casillas hacia adelante, y capturar en diagonal.
  • sepan mover el caballo según sus reglas de salto.
  • sepan ejecutar el movimiento del enroque.
  • designen los movimientos utilizando correctamente el sistema de coordenadas a1-h8.

Es decir, el niño mueve correctamente las piezas según las reglas del ajedrez. Y subrayo algo que puede parecer una obviedad pero que es un pequeño milagro de por sí: las mueve en su mente antes de moverlas en el tablero.

En contraste con esa capacidad, encontraremos que ese niño todavía en la fase egocéntrica tiene un importante déficit de intencionalidad en su juego:

  • capturará toda pieza o peón enemigo que se ponga a tiro de sus propias piezas o peones, pero curiosamente, los movimientos de mate, aunque sea meramente el mate en 1, le resultan invisibles.
  • con muchísima frecuencia moverá sus piezas y peones a casillas dominadas por el bando contrario y que pueden ser capturadas, para su sorpresa. Igualmente, apenas detecta las amenazas creadas por los movimientos del contrario . En definitiva, el cálculo combinatorio, la visión táctica, es prácticamente inexistente.
  • en la apertura puede dar la impresión de que desarrolla sus piezas con sentido, aunque en realidad está reproduciendo mecánica o memorísticamente las pautas de que el monitor le ha enseñado: avanzar los peones centrales, movilizar alfiles y caballos… Pero el niño no tiene un plan de desarrollo, carece de estrategia. Sus ojos y su atención fluctúan de una pieza a otra y de un lado a otro del tablero, sin evidencia alguna de que conecte unas piezas con otras, incluso aunque estén contiguas.

La ausencia de cálculo combinatorio es, en nuestra opinión, un reflejo de la incapacidad de asumir el punto de vista del contrario, como le sucedía al hermano de Carlos. De la misma forma, el movimiento que da mate se diferencia de la mera captura por el hecho de que incluye el cálculo de los movimientos del rey contrario: es un movimiento combinatorio que requiere incluir el punto de vista del contrario. El niño entiende y ejecutaría con gran alegría la captura del rey, pero no entiende tan fácilmente la posición resultante de mate, que en definitiva es el puro punto de vista del lado contrario. El mate deja insatisfecho al niño porque el triunfo para él consiste en la captura del rey, no en una sutileza, la red de mate, que él no percibe. Por ello, por esta incapacidad de ver el punto de vista contrario, no es de extrañar que el niño tampoco tenga una concepción global de la posición en el tablero, un plan, ya que más allá del esfuerzo de multiatención e integración que le supondría, son la posibilidad y la previsión de las acciones del contrario las que dan sentido a los planes estratégicos, por muy sencillos que nos parezcan.

Esta visión piagetiana de los balbuceos ajedrecísticos es congruente con un consejo firmemente repetido en los cursos para monitores de iniciación al ajedrez: antes de la edad para jugar al ajedrez, hay un estadio previo en el que el niño solo debe jugar con el ajedrez con el único objetivo de  familiarizarse con las piezas y sus movimientos así como con la geometría del tablero. Si el niño no ha madurado todavía, si no está lo suficientemente próximo al Rubicón que debe pasar para dejar atrás su egocentrismo, presentarle ejercicios tácticos y conminarle con ¡Piensa, piensa! no sirve más que para alimentar su frustración, y si ello no le lleva a dejar el ajedrez es porque, afortunadamente, el ajedrez sigue siendo atractivo a pesar de la torpeza de los adultos que presuntamente lo enseñamos.

Las partidas de ajedrez entre niños que no han desbordado el limes cognitivo del egocentrismo son o parecen “juegos paralelos”: dos niños que juegan uno al lado del otro, en compañía pero casi sin interaccionar. Casi: tan solo interaccionan con la alternancia de movimientos y con la realidad inevitable de que la pieza que captura uno de ellos es pieza que desaparece del tablero y que pierde el otro. Un «casi» que será suficiente para que, cuando llegue el momento, prenda en la mente infantil la semilla del pensamiento lógico-contradictorio. Es en este punto donde la magia mayéutica del ajedrez, el diálogo alterno entre los dos jugadores, puede convertirse en la pasarela para transitar rápidamente hacia el siguiente estadio, el de la lógica de las operaciones concretas, desarrollando su capacidad de ver las cosas desde la perspectiva de otra persona. El ajedrez, la partida de ajedrez, es un juicio contradictorio desarrollado en silencio entre las partes y cuya sentencia, dictada por las reglas del juego, se acata con un apretón de manos. En la vida, la confrontación, la cooperación y el diálogo son también procesos contradictorios más exitosos cuanto más racionales son las personas que intervienen en ellos dispuestas a acatar las reglas de la razón. Lo que sin duda sería del agrado de Sócrates y también de Unamuno.

Felipe Martín

Publicado en Escaque 64+ | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La mayéutica socrática y la partida de ajedrez

Sócrates, uno de los padres de la Filosofía, era hijo de una comadrona. Por ello, entendió siempre su labor en la búsqueda de la verdad como mayéutica, que en griego es la técnica con la que se traen niños al mundo.

El método socrático, consistente en realizar exhaustivos interrogatorios a sus interlocutores, pretendiendo hacer aflorar el conocimiento que anida dentro de nosotros. Y como sucede en los nacimientos, no sin esfuerzo y dolor.

En la medida en que contemplamos la partida de ajedrez como un diálogo donde blancas y negras se alternan en cuestionar la posición contraria para dar cumplida respuesta al oponente, podríamos entender como mayéutica y no enconado enfrentamiento, el transcurrir de sus movimientos, porque ambas partes presentan dificultades al rival interlocutor y se esfuerzan en contra-argumentar sus planes y estrategias o sufren en hallar una buena defensa. Es precisamente, llegados a este punto, conviene no olvidar que la otra parte posee en su interior un conocimiento que no conviene excitar en demasía, de modo que, en ocasiones, tu mejor jugada no es tu mejor jugada si con ella se fuerza al oponente a encontrar la única jugada con que se defiende y te gana.

Dejando a un lado la paradoja anterior, ciertamente, el método socrático de la mayéutica ayuda a comprender el fenómeno de las denominadas “Inmortales” porque la inspiración ajedrecística, a diferencia de la musical o poética, es poca ayuda de cara a componer las obras de arte con las que nos tropezamos por sorpresa en el lúdico dialogo de la competición cuando quien está al otro lado del tablero hace que aflore lo mejor de nuestro genio.

Es entonces que descubrimos una de las grandes verdades atrapadas en el mismo juego, a saber, que se necesita del rival para poder jugar.

Este texto y con este mismo título, La mayéutica socrática y la partida de ajedrez, ha sido tomado del blog de Nicola Lococo, txikixake, dedicado a la difusión y fomento del Ajedrez de Base. También puede ser escuchado en la sección Escaque 65 del espacio radiofónico Rincón del Ajedrez, dirigido por Manuel Azuaga.

Publicado en Escaque 64+ | Etiquetado , , | Deja un comentario