Y los humildes serán ensalzados

Es curioso el aprendizaje del ajedrez: si a un niño que acaba de aprender los rudimentos le dijeras que en esta posición un peón vale más que una torre, te dirá que una torre vale 5 y un peón 1. Mas adelante aprendemos que el valor de las piezas es relativo a la posición que ocupan y en esta posición del italiano Giulio Cesare Poleiro (1548-1612) se cumple: el peón de a7 parece una fuerza imparable que va a costar la torre. Sin embargo hay un recurso muy útil que permite a las blancas ganar la partida. Antes de dar las consabidas pistas hablaré un poco del señor Poleiro. Como he dicho era italiano, nació en Roma y era considerado el mejor jugador de la época en Italia. Tradujo el tratado «Libro de la invención liberal y arte del juego del ajedrez» del español Ruy López de Segura (1530-1590), uno de los primeros tratados de ajedrez escritos en Europa y escribió «Tratado de ajedrez de Giulio Cesare Polerio» donde se recogen 148 partidas y 40 problemas entre los que se encuentra éste y también contribuyo a recopilar aperturas y a la teoría de las mismas, por ejemplo al gambito de Muzio variante del gambito de rey se le conoce también como gambito de Muzio-Poleiro. Bueno os voy a dejar de dar la turrada con el señor Poleiro y hay van las pistas prometidas:

A) 1.Tg1,

B) 1.Ta1

C) 1.Td1

Que usted resuelva bien.

La Solución ABAJO

|

|

|

|

|

|

V

V

V

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

III Torneo Escolar de Berriozar

Comenzamos 2020 con fuerzas renovadas y la sana intención de ir publicando las crónicas de los torneos en los que nuestros jugadores se desenvuelvan en los tableros. El problema es que el trabajo se nos acumula y hay que dar prioridad a trabajar en el tablero sobre trabajar en el teclado. Hagamos quiniela… ¿hasta dónde llegaremos?

La tercera edición del Torneo de Berriozar es, como el año pasado, la primera competición del Circuito Navarro Escolar. El circuito se ha convertido ya en todo un evento que tiene ya una alto valor en sí mismo. Así, los chavales luchan torneo a torneo para lograr estar en lo más alto de la clasificación general enfrentándose a sus rivales campeonato a campeonato en los colegios, clubes, ayuntamientos o colaboradores que organizan estos eventos. Esto último parece no haberlo entendido la FNA, pero esto es algo en lo que ahondaremos en otro artículo, puesto que al descenso generalizado de participantes hay que unirle el caos que algunas decisiones federativas han generado.

El cambio de año conlleva en el ajedrez navarro que las categorías también varíen, pese a que sigamos inmersos en la temporada 2019-2020. Cinco categorías y cuatro torneos, puesto que sub14 y sub16 se agrupan. Los niños y niñas, un tanto sorprendidos… jugar contra mayores, ¿por qué si ayer no lo hacía? El único pero tal vez sea que entre el comienzo del año y el inicio de los Juegos Deportivos de Navarra sólo haya este torneo para poder asentarte en la categoría, conocer a tus nuevos contrincantes, saber por dónde te mueves, qué vas a tener en frente… pero la complejidad del calendario y la saturación de torneos (porque buena parte de los niños juegan ya contra adultos) no ayuda a que podamos vislumbrar poder revertir esta situación.

Sub8

Jon Goñi cumplió los pronósticos y se alzó con el título con un 6 de 6. Haberse subido a algún podium ya siendo sub7 auguraba un buen inicio… Ander Rosso acabó cuarto de la clasificación, a nada del podium, con la mitad de puntos tras caer derrotado solamente con los premiados (¡pedazo desempate!).

Sub10

Descomunal torneo, para recordar… Cuatro de los nuestros entre los cinco primeros, siendo el jugador guipuzcoano Gorka Tafall el invitado que se intercaló en el tercer puesto. Victoria para Mateo Echegoyen con 5,5, seguido de Ander Arrastia con 5, Kaiet Viana con 4,5 siendo cuarto pero empatado con el tercero, quinto puesto para Angel Esparza (4) y el pelotón de los 3 puntos con Oier Canle, Jorge Suescun, Oihan Izquierdo y Aurora Hidalgo.

Sub12

Esta fue la única categoría en la que no nos alzamos con el título, pero nuestros compañeros de Gazte Berriak, Aitor Legasa y Asier Ayúcar, acompañaron a Adriana Iribas en el podium. Bien cerca estuvo Aitor Esparza (3,5), seguido por Lucía Suescun y Gorka González con 3 puntos, Daniel Jiménez (2,5) y Javier Jiménez, que vuelve a los tableros.

Sub14-16

Tres representantes en sub14 y uno en sub16. Gran torneo el de los nuestros y doblete al frente de la clasificación, puesto que Adrián Oroz (5,5) se llevó el campeonato y el liderato en sub14, siendo Iñigo Ayúcar (3,5) el triunfador en sub16 pese a no ser su mejor día yendo de más a menos. Iñaki Mutilva, David Jiménez y Nahia Izquierdo acabaron el torneo todos con 3 puntos, en la mitad de la tabla, cosechando victorias importantes que bien seguro les acercarán al objetivo de meterse en las finales de los JJDD.

Conclusión: Cuatro de los cinco títulos para Mikel Gurea, una buenísima cosecha que esperamos sea un síntoma de cómo pueden ir las cosas este 2020. Felicidades por estos extraordinarios resultados y el buen juego desplegado.

Para más información de las clasificaciones, sub8 en este link, sub10 en este link, sub12 en este link y sub14-16 en este link. La información de la FNA en este link y la crónica de Oberena en este link.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El suicidio impide la derrota

logo Club

logo

Los mitos y la historia abundan en personajes que eligieron el suicidio como una forma de escapar a la derrota. «Dejarse caer sobre la espada» era el último acto en el combate de quien lo había perdido todo menos la dignidad. No se piense que esa conducta solo era propia de reyes y generales: el suicidio colectivo en masa fue muy frecuente en la Antigüedad. Los historiadores romanos nos han transmitido el de los pobladores de Numancia, que caída la ciudad prefirieron morir a vivir esclavizados. El de Sagunto parece más dudoso y producto más bien de la propaganda romana anticartaginesa, pues Aníbal parece que trató bien, por conveniencia, a los conquistados. Más verídico es el relato de Flavio Josefo, que nos cuenta en términos estremecedores la caída de Masada, con datos que luego han sido comprobados arqueológicamente. También Jenofonte, en su Anábasis, relata de forma muy viva y concisa un caso semejante: en su retirada por territorios extraños, entre lo que ahora es Irak y las montañas del Cáucaso, los Diez Mil tropezaron con una aldea «de los taocos», de la que tan solo pretendían obtener víveres para poder proseguir su travesía. La dificultad de entenderse entre lenguas diferentes parece que impidió a los taocos conocer las intenciones no demasiado agresivas de los griegos. Tampoco parece, por el relato de Jenofonte, que los griegos se esforzaran mucho en hacerse entender, ya que la toma de la aldea -un castro amurallado del estilo de los más de doscientos que hay documentados en Navarra durante esos siglos- fue pan comido para los mercenarios griegos. El caso es que, nada más entrar en la aldea, los griegos asistieron atónitos al suicidio en masa de sus pobladores, que eligieron despeñarse por el risco que defendía uno de los flancos de la aldea. Uno de los griegos, codicioso de un medallón que lucía un taoco, se aferró a él para arrancárselo y fue arrastrado al precipicio.

Posiblemente esta costumbre del suicidio que niega la victoria al vencedor sea el origen de la regla del ahogado, que nos resulta chocante en nuestros tiempos al que se inicia en el ajedrez.

Entrando en materia. Con esta composición un poco fantasiosa quiero rendir tributo a un gran ajedrecista y compositor que es para mi una fuente de inspiración. Guénrij Moiséyevich Kasparián (1910-1995) fue un jugador compositor armenio. Su carrera como jugador fue normal: ganó 10 veces el campeonato de Armenia y tenía la categoría de maestro internacional. Por lo que este hombre realmente pasó a los libros de historia ajedrecística fue por ser uno de los mas prolíficos compositores de finales y problemas. En esta rama consiguió los máximos títulos: campeón del mundo de composición, gran maestro de composición (un titulo nada fácil de conseguir en esa época: a Reti nunca se lo dieron), y juez internacional de composición, entre otros muchos. Este gran compositor nos dejó varios libros muy buenos sobre el tema, siendo los mas relevantes Dominación en 2545 estudios. Para aquellos a los que el título les suene raro, diré que «dominación» en ajedrez es un tema en el que una o varias piezas atrapan a otra del rival. Otro libro suyo es 888 miniaturas y estudios, que recoge casi toda la producción de este genio imaginativo de la composición.

En este final la situación blanca parece desesperada. El peón negro de «h» corre mucho y parece que no podemos hacer nada. Pero hay un camino hacia la salvación (las tablas), un camino que permite a las blancas llegar a la seguridad y cobijo de su hogar, sirva esta ultima frase como primera pistilla. Ahora os daré unas cuantas opciones para ir calculando:

A) 1.Rf7,

B) 1.Rd7,

C) 1.b6,

Disfrute de la magia e imaginación de uno de los grandes.

Pedro Forján

La SOLUCIÓN, más abajo.

|

|

|

|

|

V

V

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El ajedrez solo sirve para jugar al ajedrez

El ajedrez desarrolla la inteligencia, sí, pero sólo para jugar al ajedrez.

Miguel de Unamuno

Nadie haría caso a esta boutade si no fuera por el nombre del que la dijo. En estos tiempos apresurados las provocaciones sirven para encabezar un artículo como gancho cazalectores. Así que, si has llegado hasta aquí, disculpa el truco y déjanos que tiremos del sedal con suavidad.

Leontxo García explica qué contexto vital llevó a Unamuno a enunciar esta conclusión. Vale la pena leer el artículo de Leontxo, pero si lo dejas para después por seguir nuestro hilo, os diremos sin demasiado spoiler que Unamuno, como su ilustre coetáneo Ramón y Cajal, era un apasionado jugador de ajedrez que vivía con remordimientos su afición por el mucho tiempo que le quitaba para las cosas de provecho. Incluso en su última obra, una nivola titulada Don Sandalio, jugador de ajedrez, utiliza nuestro juego para contar una parábola sobre la ambigüedad de las diversas identidades de un mismo individuo. 

Nada contradice más a Unamuno que el hecho de que durante los últimos 125 años el ajedrez ha sido para las investigaciones sobre la inteligencia humana y sobre inteligencia artificial, lo que la mosca de la fruta -Drosophila- ha sido para la experimentación genética. Empezando por Alfred Binet, el psicólogo que diseñó el primer test de inteligencia, que ya le dedicó dos trabajos en 1893 (Virtuosismo mnemotécnico: Un estudio de jugadores de ajedrez) y en 1894 (Psychologie des grands calculateurs et joueurs en d’echecs). La lista sigue con Djakow, Petrowski y Rudik, tres investigadores rusos que en 1925 publicaron, en alemán, Psychologie des Schachspiels (Psicología del Ajedrez), lo que suena impresionante, sobre todo en alemán. Este libro dicen que influyó decisivamente en la orientación soviética por la iniciación al ajedrez en edades tempranas, aunque parece que su metodología no fue especialmente brillante: consistió en someter a doce participantes en el Torneo Internacional de Moscú de 1925, a una serie abrumadora de tests psicológicos no demasiado sofisticados, incluido el test de Roscharch. Llegó a la conclusión de que los jugadores de ajedrez son muy normalitos y solo destacan, además de en ajedrez obviamente, en capacidad de atención y en pensamiento abstracto.

Adriaan de Groot fue un psicólogo holandés (y jugador de ajedrez), miembro de la Real Academia Holandesa de Artes y Ciencias, que entre 1940 y 1960 realizó las aportaciones más rigurosas desde Alfred Binet al estudio de los procesos cognitivos involucrados en la maestría ajedrecística. Tan importantes que cuando en la década de los 70 se abordó el ajedrez como la piedra de toque de la inteligencia artificial, sus trabajos fueron escrutados exhaustivamente.

Los trabajos de de Groot fueron perfeccionados en la década de los 70 por William G. Chase y Herbert A. Simon, focalizándose en el papel de la percepción de patrones aprendidos. El suizo Fernand Gobet, psicólogo cognitivo y también notable jugador de ajedrez, ha continuado estos trabajos y los de de Groot hasta el siglo XXI.

La lista seguiría, aunque no quisiéramos traer a colación la aportación del ajedrez al desarrollo de la inteligencia artificial, ni habláramos del genial y malogrado Alan Turing, primer redactor de un programa capaz de jugar al ajedrez.

De todo ello nada pudo saber Unamuno, cierto, aunque como experto jugador de ajedrez y filósofo y escritor, debería haber sido capaz de tomar distancia respecto al juego que lo absorbía y valorarlo con objetividad, en lugar de arremeter contra él con su insolvente frase despectiva. De lo que cuenta Leontxo se deduce que Unamuno hubiera hecho propia esta otra frase más intransigente aún: el ajedrez no es un juego, sino una enfermedad. Una frase a la que dan credibilidad las muchas obras de la literatura y el cine que se han ocupado del ajedrez exclusivamente desde esa faceta obsesiva

El ajedrez puede llegar a ser una enfermedad. Pero no es una enfermedad contagiosa, que “contagia” al individuo. Es el enfermo el que elige el ajedrez y lo llena con su trastorno, como podía haber elegido el póker, la lotería, el alcohol, el misticismo zen, las carreras de montaña, la adicción al sexo, la adicción al trabajo o cualquier otra faceta de la actividad humana.

Los monitores de ajedrez pueden detectar cuando el niño o el adolescente manifiesta un trastorno a través del ajedrez (aunque ese trastorno les complazca porque produce buenos resultados deportivos). Es poco lo que pueden hacer, más allá de trasladar sus observaciones a sus padres y responsables educativos. Porque el problema, siempre, no está en el ajedrez sino fuera de él.

Bobby Fischer, al final de su vida

Quizás si a Bobby Fischer se le hubiera dado una posibilidad real de elegir, si su sino y su destino no hubiera estado preconfigurado por una infancia huérfana y nómada al cuidado de una madre soltera acosada por el FBI, quizás hubiera preferido ser una persona corriente, sin fama ni gloria, pero con una vida mucho más feliz y equilibrada que la que llevó. El ajedrez no necesita monstruos. Quizás esos monstruos sean más aceptables o incluso admirados cuando nos dejan un legado científico, filosófico, literario… Ni aún así.

El colmo para Unamuno sería enterarse de que su tataranieto Miguel Santos Ruiz es, a sus veinte años, GM, 7º del ranking FIDE en España con sus 2591 puntos de rating. O percatarse de la creciente ola educativa a favor de distintas formas de integración del ajedrez en la escuela. No hay espacio aquí para hacer un resumen de todo lo que se ha investigado con fundamento respecto al valor educativo del ajedrez. Para quien quiera empezar a bucear, un documento-guía: Chess in Education Research Summary. Hay una traducción glosada en este link de ajedrezescolar.es. El documento es realmente antiguo, 1995, y obviamente hay trabajos posteriores. Por ejemplo, éste de la Universidad de Turín, realizado dentro del proyecto Castle Erasmus+. En estos últimos 25 años el acento se ha traslado sobre las propuestas de inserción del ajedrez en la escuela (Ajeduca en el ámbito andaluz, EducaChess o EDAMI en el catalán, Txiki Xake en el vasco, Caissa en el Alto Ebro, Madrid Chess Academy en la Villa y Corte, ajEdu en el ámbito hispanoamericano, o el ya citado Castle en el ámbito «erasmus» europeo). Por no hablar de las distintas propuestas «no legislativas» del Parlamento europeo y el Senado español, que se pueden encontrar resumidas aquí.

Sin embargo, Unamuno no andaba errado del todo. A pesar del entusiasmo de todos los que abogan por la inserción del ajedrez en las aulas, la correlación entre ajedrez y rendimiento escolar sólo se ha establecido a nivel de indicios, de correlaciones estadísticas en pruebas controladas. Los estudios más contundentes basados en el seguimiento durante dos o más años de un grupo de alumnos iniciados en el ajedrez confrontados con un grupo de control, muestran una correlación entre ajedrez y rendimiento académico en ciertas áreas y a ciertas edades, pero no explican el porqué de esa correlación. Es muy americano, y muy superficial, medir y cuantificar olvidándose de profundizar en las causas y relaciones. Sin comprender la relación, que la hay, entre jugar al ajedrez y buen desempeño en matemáticas o comprensión lectora, por ejemplo, no se pueden realizar propuestas rigurosas de ajedrez educativo. Quizás esas investigaciones lo que han demostrado, más que los méritos del ajedrez, son las debilidades o carencias de los métodos educativos convencionales.

Pero el aura del ajedrez está ahí y muchos de estos proyectos, al socaire de ese aura, de ese «humo», son proyectos claramente lucrativos, que venden clases presenciales y on-line, libros, materiales, etc… Es necesario poner orden y separar el grano de la paja, los vendedores de crecepelo de los que realmente aportan valor añadido, y para ello es imprescindible comprender qué aporta el ajedrez al desarrollo de la inteligencia y en qué momentos, edades o fases del desarrollo; qué transferencia de habilidades/capacidades puede darse entre el ajedrez y los desempeños intelectuales en otras áreas; y finalmente cuál es la ventaja competitiva del ajedrez frente a los sistemas educativos habituales. Y esa explicación debe hacerse en el marco de las teorías del aprendizaje y del desarrollo cognitivo. Hay que preguntarse -y responder- qué dirían Piaget o Vigotsky, por ejemplo, acerca del ajedrez entre los 7 y los 12 años.

Oier Irujo – Felipe Martín

Publicado en Escaque 64+ | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Falta de empatía o ganas de tocar las narices?

El ajedrez no es un juego de tahúres.

Podríamos definir la empatía como la capacidad de percibir y compartir los sentimientos o emociones de las personas que nos rodean, reconociendo al otro como a un igual. En el ajedrez navarro esta lectura hace mucho tiempo que no se realiza y es aún más perniciosa cuando quien retira esa mirada hacia el que tiene en frente, esa manera de entender las cosas, se hace a sabiendas de que es esa vuelta de tuerca lo que se persigue. Pero aún va a más esta circunstancia si quien se aparta del rigor moral es quien lo hace desde la ostentación de un cargo federativo, alguien que no debería ver los colores que visten unos y otros.

Este sábado 11 de enero comenzó en la residencia Fuerte del Príncipe el Torneo de Invierno. Para participar en el mismo debías inscribirte antes del jueves anterior a las 14 horas. Esto es, que entre el fin del plazo y el comienzo de las partidas a las 17 horas del sábado había 51 horas. ¿El árbitro principal debe apurar los 3060 minutos de que dispone para publicar los emparejamientos? A todas luces la respuesta es NO.

Es obvio que la no publicación de los emparejamientos, cuya dificultad extrema se resume en un doble click «emparejar-publicar», repercute en el propio desarrollo del torneo, puesto que los jugadores no pueden preparar sus partidas y con ello el nivel de las mismas baja. Ese es el primer punto objetivo en el que la FNA tiene que llamar la atención al equipo arbitral del día 11: Huerga-Moral. ¿Qué hizo imposible publicar los emparejamientos sólo unos minutos antes del comienzo de las partidas? La última vez que miré www.info64.org eran las 14.30 horas y aún no estaban publicados (y eso que ni siquiera participaba). Está claro que dentro de las obligaciones del equipo arbitral, por el mero hecho de ser árbitros y por cobrar por ello, está tener que publicar el emparejamiento, pero ¿sería ético decir que eso ya lo han hecho? Es ahí adonde vamos… porque publicar los emparejamientos poco antes del inicio de las partidas (pudiéndolo haber hecho antes) es exactamente eso, una muestra de falta de empatía flagrante, una desconsideración hacia quienes participan en el evento.

Pero aún hay que decir más. Y es que se dio la circunstancia de que una de las personas inscritas en el torneo, al resultar ser impares el numero de jugadores participantes, tuvo que descansar. Esa persona resultó ser nuestro compañero Alejandro Vicondo -un canterano de 68 años-, que llegó a la sala de juego, preguntó a los responsables dónde jugaba, vio que le tocaba descansar y se tuvo que marchar con dos palmos de narices… Alejandro había decidido jugar este sábado, ésa era su intención, y bien seguro estoy de que, si no hubiera tenido que desplazarse en bus durante 30′ para subir a la residencia Fuerte del Príncipe desde su barrio, tendría otros planes con los que aprovechar la tarde. Pero todas esas opciones se fueron al garete, todas, tanto la propuesta ajedrecística como cualquier otra alternativa ociosa que lógicamente todos tenemos un fin de semana. ¿Los árbitros no pueden avisar? ¿No son capaces de ponerse en la piel del otro? ¿No son capaces de entender que uno no puede desear para el otro lo que no quiere para sí mismo, aunque sea algo tan nimio -o no- como perder una tarde?

Alejandro aceptó que tenía que descansar. Ser impares y tener un apellido que empieza por la V es lo que tiene, pero eso no quita que se llevara el disgusto propio de no poder jugar, que es lo que todo jugador desea por encima de los resultados (que no se le olvide a la pareja arbitral y a la FNA), pero lo que no es de recibo es que no se le avise de esta circunstancia o a él o a cualquier responsable de su club para notificárselo. Y además, como guinda para el pastel, tuvo que aguantar la sorna del equipo responsable de semejante calamidad cuando le dijeron que había ganado un punto… ¡Gracias!

Resultado: FNA 1- Empatía 0.

 

Texto: Mikel Razkin Fraile

Publicado en Escaque 64+, Más allá del club | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Delirio de Final de Peones

Polasek y Vlasak

Hacia principios de 2019 en la ciudad americana de Phoenix se celebró un campeonato de composición. Anticipándome a la pregunta de si hay concursos de composición de finales y campeonatos del mundo, los hay, desde el año 1952 si la memoria no me falla. El campeonato de Phoenix fue ganado por el actual campeón del mundo el ruso Oleg Pervakov. He estado unos días revisando los finales que participaban y éste que os presento es el que más me ha impactado por la precisión y los recursos empleados que son tan interesantes como simples. Como curiosidad antes de entrar en materia diré que sólo ganó una mención especial, ni siquiera hizo podio: una lástima.

El final nos presenta una situación de igualdad material, pero el blanco tiene muchas bazas que le hacen estar mejor en esta posición. Tiene un rey activo mientras que su homólogo tiene dificultades para generar contrajuego y está relegado a tareas defensivas. Tiene mejor estructura de peones, una isla frente a dos, y la base de su cadena, el peón de f3, alejado de todo peligro, y un objetivo de ataque en el peón de c7 que esta aislado. Aún con todos los factores enumerados hay que jugar con precisión dado que a veces en los finales un tiempo marca la diferencia. Le voy a dejar tres jugadas como propina para que inicie sus pesquisas:

  • 1.Rd4,
  • 1.Re3 y
  • 1.e5

Si falla, no se preocupe: yo también lo hice hasta que di con la clave, pero pasé un gran rato.

Pedro Forjan


La Solución MÁS ABAJO

|

|

|

|

|

Publicado en Finales de Peones | Etiquetado , , | Deja un comentario

8. Alfil y dos peones contra alfil de distinto color. Sección 4. Peones separados por tres columnas. Final 51. Peones central y de torre

Debes acceder para ver éste contenido.Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros
Publicado en Alfiles de distinto color, Socios del Club | Deja un comentario

8. Alfil y dos peones contra alfil de distinto color. Sección 4. Peones separados por tres columnas. Final 50. El alfil fuerte controla la casilla de coronación del caballo

Debes acceder para ver éste contenido.Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros
Publicado en Alfiles de distinto color, Socios del Club | Deja un comentario

8. Alfil y dos peones contra alfil de distinto color. Sección 4. Peones separados por tres columnas. Final 49. Peones de alfil y caballo

Debes acceder para ver éste contenido.Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros
Publicado en Alfiles de distinto color, Socios del Club | Deja un comentario

8. Alfil y dos peones contra alfil de distinto color. Sección 3. Peones separados sin posición clara de tablas. Final 48. Peones central y de torre

Debes acceder para ver éste contenido.Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros
Publicado en Alfiles de distinto color, Socios del Club | Deja un comentario