El prisionero de Cook

En este final compuesto por el americano Eugene Beauharnais Cook (1830-1915), al monarca negro parecen haberle condenado a la pena capital y estar esperando en la milla verde la fatalidad.

Puede parecer que para rematar simplemente bastaría con maniobrar con el caballo para llegar a b4, c3 o c1. Las cosas no son tan simples porque el alfil negro, única pieza que puede jugar, tiene recursos para proteger las tres casillas anteriores y todavía quedaría un largo camino para ganar. El alfil negro puede ir a d2 y el rey negro no podría capturarlo porque caería el alfil blanco de b2. El alfil negro puede ir a a3 ofreciendo el cambio o empujando al alfil blanco fuera de la diagonal a3-c1

En este caso le voy a dar varias pistas que le serán útiles:

  • 1º no hay que obcecarse con dar mate con el caballo, pero las amenazas de mate son decisivas para empujar al alfil negro a una casilla donde será captura. El final resultante de caballo y alfil contra rey solo, se gana en menos de 50 jugadas.
  • 2º no deje escapar al rey de su encierro. Con estas piezas (caballo y alfil contra alfil) y el rey en otra posición, la partida es tablas.
  • 3º le voy a ayudar un poco para que empiece a calcular dándole tres opciones:
    1. Ce5,
    2. Cd6 y
    3. Cb6

Le toca apuntillar la partida.

Pedro Forjan

 

La Solución AQUÍ.

 

Esta entrada ha sido publicada en Alfil y Caballo contra Alfil y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario