Fundación Pioneros. La primavera de los genios

En otro lugar he explicado de qué curiosa manera llegó a mis manos este libro. Ahí prometí que lo iba a leer y lo he cumplido. Que lo haya hecho con sus 448 páginas en menos de dos semanas y con otro Open entre medias a las espaldas, es un elocuente reconocimiento a la novela.

Mientras la leía y después, he tratado de encajar la novela en todo lo que conozco de literatura y ajedrez. Si me hubieran preguntado antes de leerla cómo se refleja el ajedrez en la ficción literaria y/o cinematográfica, habría clasificado todas las obras que conozco en dos grandes grupos.

En uno de ellos, el más poblado, estarían aquellas en las que el ajedrez es parte más o menos importante del “decorado”, pero nunca el tema, asunto o materia. Muchos, muchos ejemplos, desde el filosófico El séptimo sello de Ingmar Bergman hasta Desde Rusia con amor del agente 007, o la reciente española El jugador de ajedrez o toda la filmografía de Kubrick repleta de imágenes y alusiones al ajedrez.

Quizás alguno quiera argumentar a favor de La tabla de Flandes como novela de ajedrez, pero en realidad estamos ante una novela de intriga, policíaca, en la que la resolución del caso se apoya en un problema de ajedrez retrospectivo. Por muy importante que sea el papel del problema de ajedrez en la trama, no puede decirse que el ajedrez sea el tema de la obra. Lo mismo puede decirse, amalgama de intriga y combinación ajedrecística, del poema Ajedrez, del polaco Ivan Kochanowski, perfectamente comentado y desentrañado por Yuri Averbaj en el primer capítulo de su obra Lecturas de ajedrez titulado El vencedor será mi yerno.

Son pocas las obras cuyo tema es el ajedrez en sí mismo. Podemos citar a Stefan Zweig y su Novela de ajedrez (en realidad, un relato largo), o a Nabokov y su atormentadora La defensa, llevada al cine como La defensa Luzhin. Pero permitidme una distinción, una sutileza o una osadía: esas obras no tratan del ajedrez, sino de la enfermedad del ajedrez. En estos tiempos en los que se recomienda el ajedrez para prevenir el Alzheimer, yo quiero recordar una frase que le escuché hace más de tres décadas creo que a Jesús Boyero: el ajedrez no es un juego, sino una enfermedad. En la obra de Stefan Zweig quizás no lo parezca, porque en ella el ajedrez es el asidero que salva de la locura a un prisionero de la Gestapo. En la obra de Nabokov, el ajedrez es la defensa que descubre el protagonista contra su infancia desgraciada, pero acaba llenando su vida de locura. Quizás la película que mejor retrata el ajedrez como una enfermedad mental sea El jugador de ajedrez, obra de juventud y cuasi desconocida de un cineasta tan reputado como Wolfgang Petersen (Poseidón, Troya, La tormenta perfecta, Air Force One, La noche de los cristales rotos…) en la que de alguna manera condensa anécdotas conocidas, tanto apócrifas como verídicas, de Morphy, Steinitz, Fischer, Capablanca, Najdorf y tantos otros….

Así que yo diría que este segundo grupo de obras tampoco tratan del ajedrez, sino de su enfermedad.

La obra de Cándido Arechavaleta es diferente: no trata de, ES ajedrez. Si es locura o enfermedad, el lector que se sumerje en ella, el autor que la escribió y los personajes que la pueblan no lo saben, porque todos ellos viven inmersos dentro de las sesenta y cuatro casillas. Los personajes actúan, interaccionan entre ellos, a través del juego de piezas y peones. Y la propia obra puede verse como un compendio de la gran partida de ajedrez que es la historia del juego en sí mismo, desde los primitivos que establecieron las primeras reglas hasta el ajedrez modulado informáticamente de la actualidad, pasando por los románticos decimonónicos, por los clásicos Steinitz, Larsen y Capablanca, los hipermodernos, la escuela soviética…

Me gustaría resumir la obra sin hacer un spoiler. Ahí va. En un futuro que puede llegar a ser pasado dentro de muy poco tiempo, una “Fundación”, una entidad semipública impulsada por un sospechoso contubernio de grandes intereses económicos y agencias estatales de inteligencia, selecciona y recluta a los seis jugadores adolescentes más prometedores del país con un doble objetivo: aparentemente darles la mejor preparación ajedrecística que hayan tenido nunca en la historia ningún escogido grupo de jugadores; en realidad, escudriñar su juego, sus habilidades, sus procesos, sus emociones, sus vidas enteras, para nutrir un ambicioso programa de inteligencia artificial. Si Kasparov imaginó hace muchos años el Centauro, la combinación de jugador humano y máquina informática, la Fundación lo desborda en amplitud y profundidad. El juego, el desarrollo y el aprendizaje técnico pero también humano de los seis adolescentes es constantemente comparado, analizado, tutorizado y, lo que es más preocupante, asimilado por las máquinas que maneja la Fundación.

Cada uno de los seis personajes tiene una manera diferente de sentir, de vivir, de jugar al ajedrez.  Los conocemos por su fantasía, rigor, timidez u osadía a la hora de mover las piezas, tal y como conocemos el talante de los grandes jugadores del pasado o de los amigos, compañeros, camaradas y enemigos que nos acompañan en las tardes de club, en las competiciones locales, en los Opens de verano. El contrapunto con ellos y al mismo tiempo su mentor, su engarce con la Fundación pero también con el ajedrez eterno anterior y posterior a todos los módulos, lo pone la figura del Director, un viejo Gran Maestro cuya experiencia en el tablero pero también en lo que hay alrededor del tablero sirve de guía a los adolescentes en un trayecto que tiene mucho de viaje iniciático.

Así descrita, la novela tendría todos los mimbres para ser una novela juvenil, de iniciación. Y posiblemente lo es, pero ¿quién de nosotros, de no importa qué edad, no está aprendiendo a jugar al ajedrez?

El desenlace me sorprendió y… no digo más, salvo que me da miedo que la realidad quizás empequeñezca lo que el autor de la novela ha imaginado.

Y aquí lo dejaría. Pero sé que muchos preguntarán: ¿y quién es el autor? No me gusta esa pregunta, porque creo que deberíamos valorar las obras en sí mismas, sin saber si el autor es un famoso o un desconocido. Pero la entiendo, entiendo la curiosidad por saber y conocer. Así que digo: Cándido Arechavaleta es un riojano de 51 años, farmaceútico de profesión y ajedrecista de afición. Si queréis saber más de él, seguid este enlace.

La obra está a la venta en Amazon. Es una obra autoeditada. ¿Qué significa esto? Significa que la obra no ha pasado por el filtro editorial. ¿Eso es bueno o malo? Se supone que una editorial, además de encargarse de la maquetación, impresión, almacenaje, distribución y promoción de la obra, aporta como principal valor añadido el filtro, la decantación de calidad. La realidad no es exactamente así. Hay filtro, hay selección, sin duda. De los criterios que se aplican habría mucho que hablar. Hay imposición del gusto, pues compraremos el libro que se ha hecho famoso (que han hecho famoso), el que nos prescriben en los suplementos y revistas culturales (pagados), el que llena las estanterías de las librerías, de los kioscos de aeropuertos y estaciones. ¿Sabíais que España es o ha sido el país del mundo que más, o uno de los que más títulos edita al año? Con tiradas cortas, obviamente. Este fenómeno tiene una explicación. La industria editorial española ha sufrido en los últimos treinta años un proceso de concentración que casi ya ha acabado. La herramienta de los grandes para comerse a los pequeños ha sido, literalmente, empujarlos fuera de las estanterías de las librerías a base de editar muchos títulos y saturar los canales de distribución y los puntos de venta. Los pequeños han ido cerrando o han sido incorporados como un «sello» más del grupo mediático que integra editoriales, revistas, periódicos, emisoras de radio, canales de televisión… La autoedición, con todos sus defectos, y las pequeñas editoriales independientes que intentan sobrevivir, con todas sus carencias, hacen posible que florezcan otras flores. Como ésta.

Publicado en Escaque 64+ | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Euwe-Averbach: rompiendo la muralla.

Max Euwe, el campeón amateur

Este final se dio en el célebre Torneo de Candidatos del año 1953 celebrado en Zurich (Suiza). La partida enfrentó a dos enormes jugadores: con blancas el 5º campeón del mundo Max Euwe y con negras el gran jugador y experto en finales Yuri Averbaj. Analizando la posición se ve claramente que las negras cuentan con muchas buenas bazas para ganar como son:

  • final homogéneo de dos caballos contra alfil y caballo,
  • posición cerrada que favorece a los caballos y
  • un importante peón pasado en b3 que convierte al alfil en un peón gordo.

Pero aunque la posición sea buena para negras, todavía queda cómo progresar, porque las blancas cuentan con lo que a simple vista parece una posición defensiva solida. Y digo parece porque Averbaj calculó un plan para romper la muralla defensiva blanca y ganar rápidamente, mediante una idea clásica presente en muchas aperturas y medio juego.

Pedro Forján

¿Sabrías conducir las piezas negras a la victoria?

La solución AQUÍ


 

Publicado en Caballos contra Alfil y Caballo | Etiquetado , | Deja un comentario

XX Open Internacional Aste Nagusia 2019

bonita sala de juego

El sábado 24 de Agosto dentro del cartel de fiestas de Bilbao se celebró el ya tradicional XX Open Internacional Aste Nagusia de ajedrez muy bien organizado por Zuri Baltza Xake Taldea.

162 jugadores de varias comunidades se dieron cita en Mercado del Ensanche de la capital vizcaina.

Torneo de mucho nivel con 40 jugadores por encima de 1900 Elo hacia presagiar un torneo duro duro para nuestra jugadora Carlota y aún más para su padre Eduardo.

Nueve rondas a ritmo de 12 min + 3 seg por jugada en sesión de mañana y tarde. Suele ser habitual entre la ronda 3 y 4 que la organización deleite a los jugadores y acompañantes de un buen almuerzo a base de ricos pintxos.

 

Carlota terminó el  torneo con 3,5/9 , ganando a los que tenia que ganar… y perdiendo con los rivales que le sacaban 300-700 puntos de Elo… sin dejar por ello de pelear varias partidas con opciones de sacar un resultado positivo y obteniendo unas tablas con un 1700.

Una pena la última ronda en la que tuvo sus opciones de ganar. Ese puntito le hubiera dado premio de Subcampeona femenina… ¡y ascender en la clasificación 39 puestos! dado su gran desempate… casi nada.

Eduardo consiguió unos meritorios 2,5/9. Se trata de seguir aprendiendo a gestionar el reloj en posiciones casi ganadas… y disfrutar por supuesto.

Buen sabor de boca en un bonito torneo.

Edurado Aramendía

Adjunto fotos del Torneo:

 

Publicado en Opens por el mundo | Etiquetado , , | Deja un comentario

¡Sonríe chica, que es gratis! (II Open de Ajedrez Jaca-Pirineos IRT Sub 2200)

Sergio Iturralde a la izquierda y la tropa de Mikel Gurea

En el fin de semana del 30 de agosto al 1 de septiembre se ha celebrado la segunda edición de este Open, que parece se va a consolidar como un fijo del tour veraniego de torneos de ajedrez. Formato de siete rondas en ¡48 horas! a ritmo de 60’+30″, desde las 16:30 del viernes hasta las 12:00 del domingo.

Ciento treinta y tres jugadores, de los que un par eran franceses, otro par andorranos y otro par alemanes. ¡Ah!, y seis jugadores de Mikel Gurea, que triplicábamos la participación internacional de cualquier otro país. Por estricto orden de ranking Elo, de menor a mayor: Ernesto Artozqui, Oier Irujo, Felipe Martín, Daniel Aguinaga, Haizea Salvatierra y Sergio Anguas. Mucha gente conocida: de Utebo, de Alfaro, del Santrutzi, del Santa Ana, Orvina, Paz de Ziganda… Algunos venían de jugar el Open del Casino en Pamplona, otros habían estado en Benasque. Opens de verano.

Local de juego: un polideportivo que compartimos con otro torneo, infantil e internacional. Calor el viernes, cuando llegamos, pero una oportuna tormenta que se repitió al día siguiente exactamente a la misma hora dejó una temperatura más que aceptable. Oier, que había seguido el previsor consejo de su madre de llevar paraguas, se lo dejó en el hotel en las dos ocasiones.

Mesas amplias, pasillos como autopistas entre las mesas. Quizás un poco de ruido por parte de los pioneros txikis.

La primera ronda transcurrió como es habitual en todos los suizos: la primera mita de la tabla ganó a la segunda mitad. O sea que ganaron Haizea y Sergio, que se enfrentaron a rivales con 500 y 600 puntos de menos en rating, y perdimos los demás, que nos enfrentamos a rivales que nos superaban en 500 puntos de Elo. Y empezó la rutina de todas las partidas de todos los días: corrillos de ganadores y perdedores puertas afuera del polideportivo, repitiendo las justificaciones habituales de «tenía  la calidad, pero…», «lo tenía ganado, pero…», etc, etc, etc. Todos los perdedores hemos sido potenciales ganadores hasta nuestro último fallo. Esta posición es un ejemplo de esa jeremiada tan manida. ¿Quién creéis que pudo ganar esta partida y sin embargo abandonó una jugada más tarde?

 

Habéis acertado. No fue el jugador de Elo 1807, Jorge Garcia Estruch.

La segunda ronda volvió a cumplir las expectativas que marcan las tablas y solo dejó buen sabor de boca para Sergio y Daniel. Fue un momento crítico para los que no estábamos acostumbrados a este ritmo de torneo de empalmar partidas. Felipe, tentado media hora antes para haberse cogido un bye reparador, pero disuadido por un Ernesto bienintencionado, estuvo totalmente fuera de su partida, olvidándose de anotar, de pulsar el reloj y, por supuesto, de hacer las jugadas buenas. Tras la derrota, acogida con despego, la planilla quedó olvidada encima del tablero. Recuperada al rato, finalmente se debió extraviar en algún rincón de Jaca entre el polideportivo y el hotel. En psicología hay un término para esta experiencia: trastorno disociativo.

Las siguientes rondas, tres el sábado y dos el domingo, fueron menos previsibles. Resumimos el torneo de cada uno, de nuevo de menor a mayor Elo.

Ernesto perdió ante todos los rivales a priori superiores, y puntuó contra todos los rivales inferiores.  Hasta ahí, un torneo normal. Pero dos de ellos… sin Elo. Resultado: pierde en Jaca todo lo que había ganado en Utebo este verano y un poco más. A desquitarse en la siguiente, no hay otra.

Oier y Felipe tuvieron un desempeño prácticamente igual. Los dos superaron sus expectativas, del puesto 114 y 107 de ranking al 100 y 85 de clasificación, ganando Oier 35,60 puntos de rating y 34,80 Felipe, quien además tuvo el hándicap de sumar un punto fuera de cómputo ante un rival no rateado. Las normas de la FIDE son muy sensatas, pero la combinación de rival no rateado (o incompareciente) y sistema suizo es francamente molesta.

Daniel sumó al primer punto ganado en buena lid en segunda ronda, otros dos puntos ganados por incomparecencia en tercera y sexta ronda. Esos puntos no computan para rating, pero sí a la hora de emparejarte con rivales más fuertes en las siguientes rondas. Y de alguna manera le rompieron la actitud mental competitiva, ya que después de cada incomparecencia regalaba una pieza a todo aquel que le hacía el favor de sentarse con él para echar una partida. Resultado: balance Elo del torneo agujereado, aunque su clasificación mejorara a su ranking en 9 posiciones.

Haizea vio abrirse un boquete en su rating al perder en tercera ronda ante un chaval alemán de 10 años y -300 de Elo. Dos victorias sucesivas a continuación en ese mismo sábado no bastaron para recuperar los 34 puntos perdidos. Como tenía previsto regresar a Pamplona esa misma tarde-noche, ya no pudo hacer más.

¿No quieres tablas? ¡Ven a ganarme!

Sergio realizó un torneo excelente, en el que estuvo a punto de llevarse el triunfo sin darse cuenta de lo que hacía. Se inscribió por casualidad. Un compromiso familiar le obligaba a estar en Jaca el domingo a la tarde, así que se dijo: quedo con una amiga que hace tiempo no veo y además echo unas partidas. Para cuando se dio cuenta, había ganado las tres primeras y estaba jugando en la mesa 2. Con ganas de pelea pero sin comerse el tarro, se repitió la máxima de Simeone traducida al ajedrez: vamos partida a partida, jugada a jugada. Sergio no es hombre de muchas dudas, parece que «El Cholo» había pensado en él para sentenciar aquello de: los partidos no los ganan los que mejor juegan, sino los que están más seguros de lo que hacen. En la última ronda, su partida fue la última en acabar, y tuvo chances de ganar el torneo hasta la última jugada. Al final, cuarto. Eran las 15:17 del domingo.

La entrega de premios se retrasó unos 40 minutos. Puede que el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Jaca, que nos dirigió unas palabras, no hubiera acabado de comer. Pelillos a la mar.

Entrega de premios. Sergio, una pieza mal colocada según el protocolo. Hay que ser creativos y saber cuando contradecir la teoría.

Durante el torneo, como escapada del libro The Thinkers, un rostro llamaba la atención: el de la WFM Maria Eizaguerri. Su gesto serio y su mirada intimidante rondó todo el fin de semana por las primeras mesas. Quedó la 10ª, última de los premiados. En la entrega de diplomas, fue la primera en recoger el suyo y, tal como manda el protocolo, se apartó a un lado de la mesa presidencial, para que los siguientes premiados fueran colocándose a su derecha. Así hicieron todos, ordenadamente. Salvo Sergio. Sergio recogió el suyo, se fue al otro extremo de la fila y se colocó a la izquierda de María. Al terminar la ceremonia la convenció para hacerse una foto y, como la vio tan seria, en lugar de ¡Pa-ta-ta! le dijo: Sonríe, chica, que es gratis. Y funcionó. Abajo tenéis las fotos.

Felipe Martín

Publicado en Opens por el mundo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Horarios de la Escuela de Ajedrez Mikel Gurea

El lunes 23 de septiembre comenzamos las clases de ajedrez de la temporada 2019-20 en el Club de Ajedrez Mikel Gurea de Burlada. Si te animas, no dudes en contactar con nosotros:

  • acercarte a la plaza Francisco Ardanaz 8 bajo lateral de Burlada o
  • envíanos un mail a mikelgurea@gmail.com o
  • llámanos al 699559604.

Para niños y niñas de 5 a 16 años:

Los cinco grupos de este año son los siguientes:

  • PEKES: lunes y miércoles 17:30-18:45h
  • INICIACIÓN: lunes y miércoles 17:30-19:00h
  • MEDIO: martes y jueves 17:30-19:00h
  • SUPERIOR: martes y jueves 17:30-19:00h
  • TECNIFICACIÓN: lunes y jueves 19:30-21:00h

Partidas y Torneos.

Los viernes desde las 18 horas (para todas las edades y todos los niveles) el club estará abierto, y a partir de las 19 horas, torneo de rápidas.

Clase para Adultos:

Para adultos, aficionados, jugadores de club, padres y madres

    • NIVEL BÁSICO: Martes y miércoles 19:00-20:00h.

    Aprende a jugar al ajedrez, desde cero si hace falta. Conoce los conceptos, el por qué de los movimientos. Entiende el ajedrez y disfruta con él.

    • NIVEL AVANZADO: martes y miércoles 20:00-21:00h.

    Clases para perfeccionar tu estilo y conocer un poco más este mundillo. Profundizaremos en aperturas, estrategia, táctica y finales.

Publicado en Escuela, Horarios | Etiquetado , | Deja un comentario

Marcel Duchamp. Artista y ajedrecista a tiempo completo

Al mismo tiempo que Magnus Carlsen y Sergey Karjakin jugaban por el título de campeón del mundo de ajedrez a finales de 2016, en Barcelona abría sus puertas al público la exposición “Fin de partida: Duchamp, el ajedrez y las vanguardias. El mundo del arte y el ajedrez se daban cita en un mismo escenario en el que el hilo de conexión y uno de los principales protagonistas del mismo era el pintor, escultor y ajedrecista francés Marcel Duchamp (1887-1968).

Nacido en una familia acomodada, vivió en su crecimiento una influencia muy marcada por parte de sus hermanos mayores, unos apasionados jugadores de ajedrez que de una u otra forma se dedicaron profesionalmente al arte (Pierre –Raymond– a la escultura y Gastón –Jacques– a la pintura). En la obra “La partida de ajedrez” (1910) retrató a ambos concentrados frente al tablero ante la indiferente mirada de sus esposas. Este lienzo fue una de las primeras obras que expuso y se vislumbra claramente la influencia de Cézanne en la misma. Desde este momento Duchamp certifica la unión de ambos mundos en su ser, haciéndolos inseparables desde ese instante. “Mientras que no todos los artistas son ajedrecistas, todos los jugadores de ajedrez son artistas” –afirmaba.

Duchamp era un personaje pintoresco que no pasaba desapercibido. En 1904, sin tan siquiera ser mayor de edad, se mudó junto con su hermano Gastón al bohemio barrio parisino de Montmarte para dedicarse a la pintura. Ambos se valieron del adelanto de la herencia que su padre les había entregado para tratar de hacer realidad sus sueños. Su obra pictórica abarcó estilos y movimientos dentro de las vanguardias pictóricas como el cubismo, el fauvismo o el dadaísmo, pero si por algo destacó fue por convertirse en un artista visual al preguntarse a sí mismo: ¿Se pueden hacer obras que no sean de arte?”. Ahí nació el ready-made, la creación de obras artísticas a través del uso de objetos normalmente cotidianos.

Uno de los máximos exponentes de este enfoque artístico fue su obra “Fuente” (1917), que presentó en la Exposición de Artistas Independientes de EEUU, la mayor realizada en aquel país con más de 2000 piezas exhibidas. Como Duchamp era uno de los miembros del jurado, registró la obra bajo el pseudónimo de R.Mutt. Los organizadores indicaron que la pieza no podía ser expuesta y se lo tomaron como una grosería. Se trataba de un urinario que el propio Duchamp había adquirido unos días antes del certamen. Ello provocó la dimisión del propio artista francés de sus funciones en dicho organismo, pero no así el fin de la historia del retrete, puesto que finalmente fue expuesto en la Galería 291 de la Quinta avenida de Nueva York.

¿Excentricidad? ¿Genialidad? ¿Burla? ¿Extravagancia? Varios epítetos podrían describirlo. Así, en 1923, dentro de uno de esos giros que sólo parecen realizar figuras como éstas, decide hacer un parón en su carrera artística y dedicarse plenamente al ajedrez. Su entrega al juego de los 64 escaques es tal que llega incluso a formar parte del equipo olímpico francés, obteniendo en el año 1930 unas meritorias tablas frente al norteamericano Frank Marshall, que había sido subcampeón del mundo en 1907. Por entonces el ajedrez le absorbe tanto que incluso en su luna de miel se escapaba del dormitorio para acudir a un club cercano a jugar partidas rápidas. ¿La reacción de su esposa al enterarse de que su marido le era infiel con el ajedrez? Le pegó con cola las piezas al tablero.

Tal vez Marcel Duchamp fue la persona que más fidedignamente identificó el ajedrez con el arte, porque sin duda bebió de ambas fuentes como ningún otro lo había hecho hasta entonces. “El juego de ajedrez es algo visual y plástico, y si no es geométrico en el sentido estático de la palabra, es mecánico, ya que se mueve, es un dibujo, es una realidad mecánica. Las piezas no son agradables en sí mismas, como tampoco lo es la forma del juego, pero lo que es hermoso es el movimiento. En el ajedrez, hay cosas muy hermosas en el dominio del movimiento, pero no en el dominio visual. Es la imaginación del movimiento lo que produce belleza. El ajedrez es mecánico en el sentido de que las piezas se mueven, interactúan, se destruyen entre sí, y están en constante movimiento. Y eso es lo que me atrae. Figuras de ajedrez colocadas en una posición pasiva no tienen demasiado atractivo visual o estético. Son los posibles movimientos que se pueden jugar en esa posición que hace que sea más o menos bella”.

Mikel Razkin Fraile

(publicado en la revista ON del 31 de agosto de 2019)

PARA SABER MÁS…

  • Qué leer: “Marcel Duchamp. Una partida entre mí y yo” de Françoise Olislaeger (2015).

 

 

 

 

 

 

  • Qué ver: “Todo lo que veo es mío” de Galperin y Podolski (2017).

Publicado en Escaque 64+ | Etiquetado , | Deja un comentario

La partida de mis errores (1 de muchas)

Voy a comentar una partida en la cual no jugué muy bien por cierto, a ver si logro romper un poco los tabúes y que la gente se anime de vez en cuando a mandar alguna de sus partidas para comentarla en la pagina. La partida se jugó en el campeonato de Europa por correspondencia (sí, eso de los sellos), mi elección de apertura fue la defensa Alekhine desarrollada por el cuarto campeón del mundo, pronto me salí de la teoría con la jugada 11….Ce4, una jugada nueva en esa posición que pronto desembocó en una situación compleja en la cual escogí un plan erróneo que bien podía haberme conducido a la derrota. Luego más adelante en vez de conservar las damas decidí entrar en un final de torres que me pareció mas defendible que conservar las damas, lo cual como veremos no fue la mejor decisión. Tras unas cuantas imprecisiones en el final por ambas partes decidimos firmar tablas el 3/07/2019. Para los que sé que me van a preguntar, la partida comenzó el 22/06/2018.

Pedro Forján

 

 

Publicado en Final de Torres, Técnica | Etiquetado , , | Deja un comentario

Iruña en agosto, Open del Casino: el puesto 27 del ranking gana el Torneo.

Analizando en la cafetería con un tablero de plástico sobre el añejo tablero de madera incrustado en la mesa. ¡Por dios, que les llamen la atención a estos chicos!

Por quinto año, Iruña ha tenido su Open de verano. Oficialmente, Open de Ansoain, por el club que sacrificadamente se echa a las espaldas la tarea de organizarlo. Open del Casino, coloquialmente, por el magnífico espacio en el que se celebra, el Nuevo Casino de Iruña, tan nuevo como que cuenta ya con 163 años de existencia. Un espacio que cierra del 15 de julio al 1 de agosto para hacer el tratamiento conservador de la madera que cubre sus suelos, techos y paredes.

Setenta y ocho inscritos, de los que menos de la mitad eran navarros: vasquitos, riojanos, asturianos, aragoneses, valencianos… Testimonial representación internacional: la francesa Helene Rhulmann y un coreano americano que finalmente no compareció pero que, en cierto modo, influyó en el resultado final.

Quizás habría que incluir como criterio de desempate por delante del APRO el número de partidas reales jugadas.

A la cabeza del ránking de inicio y ronda tras ronda hasta el comienzo de la última, el FM navarro Pablo Urriza, con 2300 de Elo.

Sorpresivamente, el torneo fue ganado por el riojano Jorge Ruiz González, que con sus 1965 puntos de Elo para nada partía como favorito ¡en el puesto 27! del ránking. Un chaval de 18 años. ¿Hemos descubierto una estrella? Puede que sí o puede que no.

En favor del sí, diremos que en este torneo Jorge Ruiz González ha tenido una variación de rating extraordinaria, de +133,20 puntos (K=40, cierto) Su APRO, el promedio de performance-rating de sus rivales, que es lo que a la postre ha permitido desempatar a su favor, ha sido de 2112, veintitrés puntos más alto que el de Pablo Urriza, que a su vez sacaba 50 y 70 puntos de diferencia a los tercero y cuarto.

En favor del no, observamos que de sus 7 puntos, dos puntos han sido obtenidos sin jugar. En primera ronda, el emparejamiento con el koreano-americano Christian Riales Laing le daba el primero de los puntos. Christian Riales Laing sería aparcado a perpetuidad a byes de cero puntos. Curioso destino el que cruzó en primera ronda al primero y al último de la clasificación.

El otro punto fue conseguido con dos oportunos byes en 4ª y 5ª ronda. Ninguno de sus rivales de desempate solicitó ningún bye, jugaron todas las rondas. Y los byes dan medio punto pero no computan a efecto de APRO. Incluido el bye de punto entero de Christian Riales Laing en primera ronda.

Quizás habría que incluir como criterio de desempate por delante del APRO el número de partidas reales jugadas.

El perdedor, en cierto modo, ha sido Pablo Urriza. Dominador del torneo desde la ronda 0 -el ranking- hasta la penúltima merced a una racha inicial de 5 victorias seguidas. Sus cuatro últimos resultados fueron tablas quizás demasiado calculadoras. En el último suspiro un «desconocido» le birló la cartera.

Una buena organización con un solo pero: mesas de juego pequeñas.

El torneo se desarrolló con fluidez gracias a la buena organización y colaboración de los voluntarios del Club de Ajedrez de Ansoain. A todos ellos hay que agradecerles el disfrute de esta semana intensa de ajedrez.

El local tiene su glamour pero evidentemente algunas limitaciones. La principal, la dificultad para acoger en el salón principal a los 78 participantes (77 si descontamos al coreano-americano), lo que supone habilitar del orden de 35-38 tableros de juego. La distribución de las mesas/tableros fue la siguiente:

  • 2 mesas de respeto para los 2 primeros tableros
  • 4 mesas amplias en las que se ubicaban 2 tableros en cada una.
  • 1 mesa amplia en la que se ubicaban 3 tableros, con bastante comodidad
  • 12 mesas pequeñas, muy pequeñas para 2 tableros por mesa

Como se puede ver en la imagen adjunta, el jugador se sienta codo con codo con el del tablero de al lado, apenas tiene espacio para apoyar los brazos, la planilla se le cae de la mesa y la tiene que «pisar» con el tablero, y en el lateral cabe holgadamente un bolígrafo pero no una botella de agua.

Una propuesta de mejora sería acondicionar el local de juego solo con mesas amplias, tantas como quepan (además de las mesas de respeto) y restringir el número de participantes a un máximo de 50, por ejemplo, por orden de rating. El exceso de inscripciones se podría manejar con una clasificatoria previa en la mañana de la primera ronda, a base de partidas blitz o rápidas, que adjudicara las plazas disponibles.

El sistema suizo ha sido muy duro para los jugadores de menor rating, que se han tenido que enfrentar hasta tres veces a jugadores que les superaban en más de 400 puntos de Elo.

Seis jugadores de más de 2200, quince entre 2000 y 2200, solo dieciocho jugadores por debajo de los 1500, incluyendo dos chavalines todavía no calificados.

Los jugadores de Mikel Gurea/Mikel Deuna tuvimos el siguiente desempeño:

Rafael Ruiz Escobar, nuestro Rafi, partía el 28 de ranking y clasificó 15, con una ganancia de 37,40 puntos de Elo. Por su tablero pasaron cinco de los 10 primeros clasificados, incluyendo al ganador, con quien hizo tablas. En la foto le vemos pastoreando sus trebejos blancos, atento a no confundir el botellín de agua con la torre de dama.

 

 

 

 

Alexandr Pedchenko partía en el puesto 23 de ranking 23 y clasificó 14. Buenos resultados ante Elos por encima de 2000, que no fueron suficientes para compensar el Elo perdido ante dos jugadores de 1400 y un 1600. Balance: -26,40.

 

 

 

 

 

Adrián Oroz acabó el torneo como empezó, en el puesto 53. Ganó a todos los rivales de Elo inferior y perdió con todos los rivales que le superaban en rating. El torneo para él fue una montaña rusa, o unas ducha de agua fría y caliente, alternando los enfrentamientos con rivales o muy fuertes o muy débiles. Su balance Elo se vio resentido por un emparejamiento con un chaval no calificado aún, Oier Sarasketa.

 

 

 

Felipe Martín -o sea, el que suscribe- empezó el 70 y clasificó 66, con una pérdida de Elo importante: -30 puntos. El sistema suizo ha sido muy duro para los jugadores de menor rating, que se han tenido que enfrentar hasta tres veces a jugadores que les superaban en más de 400 puntos de Elo, allí donde las tablas de la FIDE ponen el finis terrae. Es el azar de las inscripciones, pues aunque el torneo no ha superado los 2300 puntos de Elo en su cabeza, más de 2/3 de los inscritos superaban los 1600 y la mitad los 1800.

En la foto vemos su partida contra Unax Senosiain instantes antes de lanzar g5 y un asalto al enroque con sacrificio de pieza incluido que duró 17 jugadas, justo lo contrario de las prudentísimas Caro-Kann que ha jugado en sus cuatro partidas con negras. El chavalín que tenía enfrente, 10 años y 1147 de Elo (+87,20 en este torneo), abrió el centro justo a tiempo para hacer entrar su dama con apoyo del alfil de casillas blancas en la diagonal a8-h1. Resultado: un merecido boquete de -28 puntos en su balance Elo del torneo que no pudo enjugar ni con el punto «de gratis» que le adjudicó el sorteo en 7ª ronda ni con el punto logrado ante Oier Sarasketa, sin rating. Eso sí, la mesa era de las que daba gusto jugar.

 

Quién decía que no se podía escribir un libro sobre ajedrez que pudieran leer los que no juegan al ajedrez?

Finalmente, un poco del Escaque 64+.

En la sala de juego, junto a la mesa arbitral, se vendían algunos libros de ajedrez. Títulos que ya conoceréis: El método Zugzwang, Desmontando la siciliana (Jesús de la Villa), etc… Y había este libro que fotografío. Casualidad que la última ronda me emparejó con el autor, Cándido Arechavaleta Martinez, 1750 de Elo, o sea, un rival asequible. Google no me devolvió ni una mísera partida suya, pero sí este enlace sorprendente. Vaya, me dije, voy a jugar contra un escritorzuelo (expresión cariñosa de un amigo mío, escritorzuelo él) Prometí a la Virgen de Lourdes comprar el libro si ganaba y más aún: leerlo. Al final, perdí la partida y compré el libro y he empezado a leerlo. Dentro de algunos días os explicaré de qué va, pero ya puedo adelantar algo: es un libro de ajedrez que se puede leer sin tablero. Más aún, sin ser un freaky del ajedrez.

Felipe Martín

El autor de la novela, Cándido Arechavaleta, con nuestro «pionero» Alexandr Pedchenko

Rafi en la «sala de análisis» (la cafetería) con otro pionero

Publicado en Escaque 64+, Opens por el mundo | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

III Torneo de Verano de Utebo. ¡Aitor Campeón!

Del 9-11 de Agosto se ha celebrado en la localidad de Utebo el III Torneo Sub-2200.

Hasta la localidad maña se desplazarón 6 jugadores del Club (Aitor Martinez,Angel Vilchez,Daniel Aguinaga,Ernesto Artozqui,Carlota Aramendía y su padre Eduardo)

Tremendo calor el fin de semana con 38ºC en el exterior, las condiciones y sala de juego muy buenas..incluso nos obsequiaron con un lunch para todos los jugadores (cafe..pastas etc vamos todo un detalle de la organización) Enfrente teníamos un bar para tomar los pertinentes refrigerios y mitigar el calor…como no.

7 rondas a ritmo de 60 + 30sec para un total de 36 jugadores.

-Aitor se proclamó CAMPEÓN del Torneo con 5,5/7. Gran Torneo!!
– Angel 4 buenos puntos despúes de llevar mucho tiempo sin jugar un torneo.
– Carlota (3) , Daniel (3) y Ernesto (2,5) buen torneo para ellos con subidas de elo y mejorando su ranking inicial. Buen trabajo!
– Eduardo partía desde el último lugar del ranking y único jugador sin elo fide consiguó 2 meritórios puntos y bloque de elo de 1170! a seguir aprendiendo!

Además hubo varios enfrentamientos entre compañeros del Club como no podía ser de otra manera que añadieron emoción y chispa en algunas partidas.

Y sobre todo gran ambiente y camaradería entre los compañeros… así da gusto jugar al ajedrez!

Aquí tenéis los enlaces a la clasificación del torneo: Clasificación Utebo

Todas las fotos y la crónica del torneo las podéis ver en la pagina del Club ajedrez Utebo: Club ajedrez Utebo

Publicado en Opens por el mundo | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Lutikov-Taimanov 1955: final de torres ejemplar

Mark Taimanov

Los finales de torre son de los más complejos del ajedrez. Son muchos los factores a sopesar la estructura de peones, la actividad de las torres y los reyes, el material (a veces un peón o incluso dos no son suficientes para ganar), el espacio y el más importante (a mi juicio) la existencia de peones pasados. Este final es un ejemplo raro de dos contra uno sin peones pasados. Estos finales suelen acabar la mayoría en tablas, pero hay varios factores que son favorables a las negras. El primero, que su rey y torre son mas activos. El segundo, que están en posesión del turno de juego y pueden atacar al peón de «g» descoordinando a las piezas blancas. Aun así el final requiere de un fino juego y algo de visión táctica para ganarlo con negras. Si jugaran las blancas con 1.g3 f3 2.Ta2 el resultado probable seria de tablas.

Publicado en Final de Torres, Finales, Técnica | Etiquetado , , | Deja un comentario