Final minimalista de peones

Debes acceder para ver éste contenido.Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros
Publicado en Finales de Peones | Etiquetado | Deja un comentario

Un torneo entrañable

Tomada de https://ajedrezoberena.blogspot.com/2019/12/torneo-de-navidad-lizuain-martin-es.html

Como todos los años, entre el 26 y el 30 de diciembre se ha celebrado el Torneo de Navidad, un clásico del calendario con un sabor propio. Dos cambios: el traslado de la sede del torneo desde Oberena al Kulturgune de Ansoain y la desaparición de los premios en metálico. El primero de ellos ha debido influir en que el número de participantes haya descendido desde 79 hasta 64. La comparativa de las cifras de inscritos 2018-2019 nos muestra constancia en las categorías de Veteranos (sube +3), Sub18 (baja -5) y no clasificados (desciende -1), mientras que en Sub12 se desciende desde los 32 del año pasado, la mitad de los cuales eran de Oberena, a los 20 de este año. Es comprensible que para los padres oberenistas resulte más cómodo pasar la tarde en las instalaciones de Oberena mientras su hijo juega al ajedrez, que desplazarse a Ansoain.

El resultado del torneo resultó tan paradójico como puede esperarse de un suizo con un número de rondas insuficiente para proporcionar un ganador claro. Coincidimos en esta apreciación con la crónica oberenística. Tras la última jornada, quedaban en cabeza igualados a puntos Javier Lizuain y Martín Pascual. El desempate favoreció al primero, injustamente en nuestra opinión. Javier Lizuain dispuso de un bye premiado con medio punto, en tanto que Martín Pascual disputó todas las rondas. Ya comentamos aquí la conveniencia de que al menos el primer criterio para desempatar sea el número de partidas reales disputadas. Mejor aún sería que los byes no puntuaran en absoluto (circunstancia que ya se da en los Juegos Deportivos de Navarra).

Sobre el número de rondas. Se supone que cada ronda «divide» la cabeza de la lista de inscritos y  que por ello seis rondas, que es la potencia de dos que coincide exactamente con los 64 inscritos, sería suficiente para dejar en cabeza a un solo ganador. Pero ello hubiera sido así si hubiera habido alguno capaz de ganar todas las rondas. Cuando las diferencias en la cabeza son más ajustadas, para producir un resultado deportivamente justo es necesaria alguna ronda más. Eso, y eliminar los byes puntuables, insisto.

Martín Pascual (Oberena) pinchó en primera ronda haciendo tablas con Julen Pérez Azanza (Oberena), al que sobrepasa en más de 750 puntos de elo. No vamos a ser suspicaces pensando que fue un bye disfrazado que además beneficia a un colega de club. Martín ha tenido un 2019 muy irregular en cuanto a resultados y, además, la asimetría es una dama imprevisible: Julen Pérez Azanza ganó hace menos de dos meses a Aitor Martínez, que le sobrepasa en más de 800 puntos. Pero el semipinchazo de Martín en primera ronda, pagado con elo del propio bolsillo, le facilitó eludir a rivales teóricamente superiores hasta la penúltima ronda. El Torneo de Navidad necesita una o dos  rondas más para producir un resultado más justo deportivamente. Aunque, quizás, ésa no sea la finalidad del Torneo de Navidad.

Quizás por no estar diluidos dentro del complejo Oberena, el Torneo fue más ameno y vivaz fuera del tablero, facilitando las tertulias mezcladas entre diferentes. La sala de análisis, situada en un altillo a la entrada, estuvo de lo más animada. Es cierto que en la entrada no se podía levantar apenas la voz, porque la puerta de la sala de juego cerraba mal y el ruido se filtraba. Una pequeña pesadilla para los árbitros. La calle estaba muy a mano: eso, en otras fechas, hubiera sido ideal, pero en éstas no.

El espacio para jugar era suficiente. Los tableros estaban dispuestos con una separación adecuada. El mobiliario, espartano, desigual, algunas sillas no en buenas condiciones. No sabemos el motivo del cambio de ubicación, ni si tiene que ver con la desaparición de los premios en metálico. Aunque Olentzero haya pasado, aún nos queda la oportunidad de Reyes para pedir que se vayan mejorando las condiciones de juego. Un local estable para todas las competiciones oficiales y de la calidad al menos de Fuerte del Príncipe sería un puntazo. Dignificar las mesas, sillas y tableros. Introducir progresivamente los tableros y piezas de madera en las primeras mesas. Un poco del disfrute del ajedrez tiene que ver con el glamour.

El desempeño de los nuestros fue el siguiente:

Comenzamos por los jugadores del Mikel Deuna, que fueron los dos que más alto llegaron. En sexto lugar finalizó José Antonio Apesteguía, que mostró lo rocoso difícil de superar que es. Tan sólo la derrota ante Miguel Argaya le apartó al final de la lucha por el título. Otro veterano, el incombustible Rafi (Rafael Ruiz Escobar) alcanzó el puesto 7, ganando todo lo que había que ganar, pero perdiendo con el top Camilo. Variación elo positiva, pero mínima. Le faltó una ronda más para acreditar que su posición 2 de ranking era correcta.

Camilo Lotero tenía el sorteo de cara. Demasiado de cara. Era obvio que después de ganar al número dos del ranking Rafa en cuarta ronda, la quinta y la sexta no serían más fáciles. Sus dos derrotas posteriores han sido la mayor de las sorpresas del torneo. Pero no las únicas. Según sus palabras, «estos jóvenes juegan muchísimo más que el elo que dicen tener». Puesto 8, cuatro puntos.

Adrián Oroz tiene el problema de conjugar su imaginación ajedrecística con la consistencia competitiva. Su derrota con Diego López Morata sólo se entiende desde la perspectiva de que esto es deporte y todo rival puede hacerte morder la lona si no estás fino, especialmente si tu objetivo es estar en el top de manera regular. Su derrota contra Gregorio Sola, en cambio, tiene otro carácter: es el riesgo que se corre camino de una victoria brillante. Puesto 10 (ranking 12), cuatro puntos.

Felipe Martín solo encajó una derrota y ante un rival muy superior, Martín Pascual. Como es su sello, puntuó mucho mejor con negras (2,5/3,0) que con blancas (1,0/2,0). Cuatro puntos con el bye forzado, no oportunista, de la primera ronda.

Mikel Salvatierra. Buen torneo, repitiendo las sensaciones del por equipos, pero pinchó ante un Ernesto Artozqui cuyo elo está infravalorado. Cierra el grupo de los de cuatro puntos.

Iñigo Ayúcar, con 3,5 puntos, solo decepcionó en las tablas contra Julen Arbeloa, al que a priori debía haber derrotado. Las dos derrotas sufridas entraban dentro de lo previsible, pero hay que seguir exigiéndole más.

Ernesto Artozqui, buen torneo y mala suerte en los emparejamientos, condicionada por la incomparecencia de Axel Roviralta en tercera ronda y sufrir las consecuencias del pinchazo de Martín Pascual en segunda ronda.

Ander Miranda acabó también con 3 puntos en su torneo fetiche. No pudo participar en el por equipos y debutaba este año. Regresa con ganas y sumando minutos a los relojes, yendo de menos a más en el nivel de sus partidas.

Los peques Ander Arrastia, Jorge y Lucía Suescun, irregulares. Se les hacen muy largas las partidas lentas. Los tres, mucho mejor en la primera mitad del torneo que en la segunda; se les hizo largo.

Irene Miguel empieza a despegar en la modalidad de lentas, después de sus tres primeras partidas en el Campeonato por Equipos. Debut en lentas para Aurora Hidalgo, que parece que se apunta a un bombardeo, lo que le hará ir progresando día a día. Y finalmente el doctor Vicondo, que progresa adecuadamente, así como Nina Alcántara, ambos alumnos de la escuela de adultos.

Felipe Martín

Publicado en Competiciones oficiales Navarra | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El prisionero de Cook

En este final compuesto por el americano Eugene Beauharnais Cook (1830-1915), al monarca negro parecen haberle condenado a la pena capital y estar esperando en la milla verde la fatalidad.

Puede parecer que para rematar simplemente bastaría con maniobrar con el caballo para llegar a b4, c3 o c1. Las cosas no son tan simples porque el alfil negro, única pieza que puede jugar, tiene recursos para proteger las tres casillas anteriores y todavía quedaría un largo camino para ganar. El alfil negro puede ir a d2 y el rey negro no podría capturarlo porque caería el alfil blanco de b2. El alfil negro puede ir a a3 ofreciendo el cambio o empujando al alfil blanco fuera de la diagonal a3-c1

En este caso le voy a dar varias pistas que le serán útiles:

  • 1º no hay que obcecarse con dar mate con el caballo, pero las amenazas de mate son decisivas para empujar al alfil negro a una casilla donde será captura. El final resultante de caballo y alfil contra rey solo, se gana en menos de 50 jugadas.
  • 2º no deje escapar al rey de su encierro. Con estas piezas (caballo y alfil contra alfil) y el rey en otra posición, la partida es tablas.
  • 3º le voy a ayudar un poco para que empiece a calcular dándole tres opciones:
    1. Ce5,
    2. Cd6 y
    3. Cb6

Le toca apuntillar la partida.

Pedro Forjan

 

La Solución AQUÍ.

 

Publicado en Alfil y Caballo contra Alfil | Etiquetado | Deja un comentario

El puente autoportante de Duras

En esta posición compuesta por el checo Oldrich Duras (1882-1957) puede parecer que una simple maniobra de Lucena bastaría para dar la victoria al blanco, pero un vistazo más profundo nos lleva a desechar dicha conclusión. El problema es que nuestro rey no puede salir de delante de su peón sin recibir jaque, hay que descubrir la forma de molestar a las piezas negras para que deje de agobiar al monarca blanco. Como pista les comentaré que a diferencia de la citada maniobra de Lucena (el puente) tenemos un peón en b6 que nos sirve de protección para su hermano de b7. Así que despreocúpese de su protección y quite el rey de en medio.

 

La solución AQUÍ.

Pedro Forjan

 

 

Publicado en Final de Torres | Etiquetado , | Deja un comentario

Mikel Gurea, Campeones de Rápidas por Equipos

Quizás porque el Campeonato se celebró «en casa», o porque clubs como Oberena, a priori más fuertes que nosotros, no valoran por igual esta modalidad, lo cierto es que Mikel Gurea, además de ser el único club que alineó tres equipos por uno los demás, se llevó el trofeo con su «Equipo A», un equipo pillín como corresponde a su juventud, pero que sabe mover las piezas, y con un capitán en edad y gobierno que ejecutó 7,5 puntos sobre 8.

El Torneo se celebró el sábado 13 de diciembre en la Casa de Cultura de Burlada en jornada maratoniana de 9 rondas -sistema liga- que comenzó a las 9:30 y terminó pasadas las 20:30. Es, en cierto modo, una modalidad más dura que las partidas «lentas» o los torneos blitz. Tiene el aliciente de que se ve mejor ajedrez, pero a una velocidad aceptable para el espectáculo. Sin embargo, el no tener incremento posibilitó cierres dramáticos, espectaculares, aunque como es lógico de menor calidad ajedrecística.

La buena y maratoniana actuación de Camilo Lotero solo puede equipararse -y en términos relativos queda superada- por la de Adrián Oroz, 7 puntos de 8, cediendo sólo en la última ronda ante un rival que le superaba en más de 400 puntos de rating. A eso le suelen llamar por ahí «demasiada asimetría», pero Adrián ya se había llevado por delante en la ronda contra San Juan a otro «asimétrico».

No están todos los que son, pero son todos los que están. El futuro inmediato de Mikel Gurea, con Iñigo y Adrián, enfrentándose al futuro próximo, con Jon y Kaiet

Igualmente notable la actuación de Iñigo Ayúcar, que consiguió otro punto decisivo contra el oberenista Aimer del Carmen (1467 contra 1929, seguimos con las asimetrías), además de pleno a puntos.

Angel Vilchez cumplió su papel de escudero sosteniendo el segundo tablero del Equipo A hasta la llegada de Alex Pedchenko, justo a tiempo para enfrentar a San Juan y a Oberena.

El B era el equipo de los mayores que han empezado a jugar hace poco, con el refuerzo de Oier Irujo, y el C un equipo de pioneros. Resultados muy parejos los de ambos equipos, pero que en el caso del C tienen mucho mérito: el equipo más joven del torneo y clasificó el 7 de 9. Atención a este nombre: Jon Goñi, cosecha del 2012 y dos victorias. Aitor Esparza vence a Mikel Otxoa, con casi 700 puntos más de rating.

Las prisas en el ajedrez son causa de errores, pero también el arbitraje tuvo algunos momentos poco brillantes, aunque no vemos su relación causal con las prisas si no más bien parecen indicios de una intencionalidad inadmisible en un árbitro. No es normal, si un jugador actúa como delegado de tres equipos, retenerle las actas que había pedido para rellenar con antelación, hasta 30 segundos antes de poner en marcha los relojes. Quizás es normal si el delegado representa a los tres equipos de Mikel Gurea y el árbitro principal es sobradamente conocido por esas zancadillas sistemáticas al club naranja, tanto como árbitro como en los otros cargos federativos que ostenta. También se ha denunciado un resultado erróneamente transcrito, en perjuicio de uno de los equipos naranja pero de rebote alterando el orden del 3er y 4to. puesto. El ajedrez no es esto.

El ajedrez es esto:

Publicado en Competiciones oficiales Navarra | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Más vale maña que fuerza: el alfil maniatado

En este fina composición del germano/americano Henry Otten (1855-1930) se presenta una situación curiosa: el rey negro está delante de los peones y debería poder parar uno mientras el alfil para el otro, pero el rey negro ha vulnerado una de las reglas en este tipo de finales, nunca pongas tu rey en una casilla del color de las de tu alfil, y es por eso (aparte de una sutileza) que las blancas ganan.

Las blancas cuentan con dos ventajas: la primera, que poseen dos peones alejados entre ellos y un alfil solo no podría con los dos; y la otra, la desafortunada posición del rey negro, que es una ventaja temporal.

Actúe con rapidez para ganar y recuerde esta palabra, «bloqueo», que le servirá de ayuda a la hora de intentar hallar la respuesta.

Juegan blancas y ganan

 

La Solución AQUÍ

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Pamplona-Benidorm, Benidorm-Pamplona

Bali Festival.

De esta pasión del ajedrez que nos lleva a juntarnos a centenares para pelear con dureza sobre un rectángulo de 50 x 50 parcelado en 64 escaques, no hay en esta piel de toro paradigma como el Festival del Bali, en Benidorm. Desde la tarde del 29 de noviembre hasta la mañana del 8 de diciembre, 891 jugadores se han repartido en siete torneos “de lentas” mañana y tarde, simultaneando con varios torneos blitz celebrados a horas nocturnas. Una charlita de Jesús de la Villa y y alguna simultánea para rellenar las mañanas, todo innecesario si de lo que se trataba era de distraer a los jugadores porque Benidorm ya de por sí es un parque temático de la distracción.

El núcleo del “Festival” se basa en dos torneos largos, 10 rondas en 9 días, para sub-2300 y Sub-2000, que reunían a 131 y 339 jugadores respectivamente, de los que 63 y 105 eran de otros países.

 

Navarros en Benidorm.

El desempeño de los jugadores navarros en el Sub-2000 fue el siguiente:

                                                         Pos.Final/              Var.    Rating                                                Club                Jugador                   Ranking   Ptos. Rating   Performance

Ansoain           Axel Roviralta            32/141    6,5     +56,40      1993

Mikel Deuna   Alfonso Cemborain    39/61       6,5      +3,40       1875

Mikel Deuna  Jesús G. Pabollet         81/66       6        -17,20       1802

San Juan        Manu López               138/274     5,5 +106,40        1739

Oberena         Miguel Donázar        191/243      4,5    +36,80       1749

Paz Ziganda   Mikel Gastesi            192/186     4,5       -0,80       1715

Mikel Gurea   Mikel Razkin            198/195     4,5       -3,40       1690

Ansoain          Jesús Martinez Zazo 199/219     4,5     -16,20       1584

San Juan         Iñigo López               200/294    4,5    +73,60       1684

Mikel Gurea   Daniel Aguinaga       220/296     4,5   +16,40        1486

Mikel Gurea   Felipe Martín            245/317           +54,20       1594

Mikel Gurea   Ernesto Artozqui       257/328     4       +43,80       1430

Mikel Gurea   Serhiy Pedchenko      266/289     3,5   +37,00       1639

Destaca el buen resultado de Axel Roviralta, un jugador que durante casi una década, entre 2007 y 2015, se mantuvo muy cerca del 2000. Desde aquí le deseamos que ponga en orden sus trebejos para verlo siempre en las primeras mesas.

También destaca el de los hermanos Manu López e Iñigo López, +106,40 y +73,60, pero su K=40 los iguala en definitiva a los +54,20, +43,80 y +37,00 de Felipe Martín, Ernesto Artozqui y Serheiy Pedchenko.

En Sub-2300, la performance navarra fue la siguiente:

                                                           Pos.Final/                Var.    Rating                                              Club                Jugador                    Ranking   Ptos.    Rating   Performance

Paz de Ziganda Eduardo Burguete      35/25       6,0       -23,60     2083

Paz de Ziganda Gorka Argandoña      40/63       5,5       +14,40     2113

Oberena            Pedro Viñal                64/85       5,0         +6,80     2032

Mikel Gurea     Alex Pedchenko         71/106     4,5       +50,00     2049

Mikel Gurea     Sergio Anguas            79/91       4,5        +1,40      2017

Orvina              Esteban Garraza         87/126     4,0       +64,00     1983

Destaca la subida de +50 y +64 de los jóvenes Alex Pedchenko (14 años) y Esteban Garraza (17 años). Con K=40, cierto, pero sigue siendo una subida importante.

El balance navarro en los dos torneos es muy parecido: subidas generalizadas de elo, centradas en los jugadores de menor rating. Las pocas bajadas habidas han recaído en los ratings altos. Es difícil sacar conclusiones de esta distribución. Dicen que los ratings de las distintas comunidades no son perfectamente equiparables, que el rating navarro está subestimado en comparación con el de otras zonas. No conozco prueba del 9 que demuestre la falsedad o certeza de esa percepción, pero si fuera cierta, me atrevo a conjeturar que esa subestimación se aplica más a los rangos bajos de rating que a los altos. Y como una posible explicación, siempre en el terreno de las conjeturas no verificadas, la fuerza del ajedrez infantil y juvenil en Navarra. Los «pioneros» navarros, aunque dopados con K=40 como todos los pioneros, roban su elo de los jugadores adultos y, como es lógico, en mayor medida de los jugadores adultos de rating bajo. Así que cuando se enfrentan un jugador de la comunidad X que en los dos últimos años no ha jugado apenas contra jugadores de menos de 18 años en progresión ascendente, con un jugador de Navarra que quizás en ese mismo periodo acumule veinte o treinta partidas contra este tipo de jugadores claramente en ascenso, sus respectivos elos no reflejan bien la correlación de fuerzas entre ellos.

Nuevas Generaciones.

Con este nombre tan poco afortunado se recogen los tres torneos Sub-12/14, Sub-10 y Sub-8. El desempeño de los jugadores de Mikel Gurea ha sido el siguiente:

En Sub-12/14 Iñigo Ayúcar tuvo un balance positivo de +36,40 de rating, pero inexplicable que puntúe consecutivamente con rivales de 1694, 1507 y 1739, y a continuación pierda consecutivamente con dos rivales de menos elo, 1632 y 1474. Iñigo tenía potencial para haber obtenido un mejor resultado y haber regresado a casa con un +50 o +60. Es cierto que con la penúltima partida contra el 1632, Iñigo se jugaba el primer puesto. La decepción de las expectativas puede hacer mella en la siguiente, sobre todo si viene seguida, sin tiempo para activar los mecanismos de resiliencia. Los torneos, como  las partidas, requieren una atención vigilante sin desfallecimientos desde el principio hasta el final. No es fácil.

También en Sub-12/14, Aitor Esparza obtuvo un -22,80 que no corresponde a su actuación, tres victorias y tres derrotas, apenas medio punto menos que Iñigo Ayúcar. De entrada, Aitor es un jugador tres años más joven que Iñigo, y en su performance le ha perjudicado decisivamente que sus tres victorias han sido obtenidas frente a rivales sin elo, algo que puede ocurrir en torneos de esa edad si te mueves por la parte baja de la tabla: Aitor partía el 26 de ranking sobre 32, y por debajo de él ningún rival tenía elo.

Más afortunado fue Asier Ayúcar, que con medio punto menos (2,5) recoge una subida de rating de +14,40, gracias a que de sus seis emparejamientos solo uno fue contra un rival sin elo.

En Sub-10, Angel Esparza tuvo un recorrido parecido al de su hermano Aitor, enfrentándose a tres rivales sin elo, aunque unas tablas frente a un rival con elo le permiten terminar con una tarjeta de -5,20, algo insignificante para un K=40.

En Sub-8 los dos representantes de Mikel Gurea eran Kaiet Viana y Ohian Izquierdo. El dispar resultado de cada uno, 4 y 2 puntos, es coherente con la longitud de sus trayectorias ajedrecísticas, las dos muy cortas, pero la de Ohian mucho más corta. Kaiet obtendrá muy pronto su valoración inicial de rating, y no será baja, ya que su performance en Benidorm ha sido de 1247.

El negocio del Festival.

Los jugadores de ajedrez disfrutamos con el Festival. También es cierto que diez días -nueve noches- más la inscripción más desplazamiento más… más… más… puede salir perfectamente por mil euros. No es un torneo económico, al alcance de todos los jugadores. Bueno es que nos preguntemos quién y cuánto gana con el Festival.

Unas sencillas cuentas: los 470 jugadores de los dos torneos Sub-2000 y Sub-2300 se dejan en la inscripción unos 35.000 euros (85 euros la inscripción normal, 65 euros si acreditas que te hospedas en el Bali, promediamos a 75 euros). El montante de premios asciende a 27.185 euros. Los 7.815 euros sobrantes pueden dar perfectamente para pagar los honorarios de los seis árbitros, cuyo alojamiento, a buen seguro, corre a cuenta del Bali, y aún sobrará para cubrir otros gastos de gestión, administrativos, de logística. El déficit, si lo hay, no será muy importante.

Cuentas similares se pueden hacer con los otros torneos: Nuevas Generaciones, Copa de Campeones, Copa de España y los cuatro blitz nocturnos.

El beneficio -el retorno de la inversión- está sin duda en los alojamientos. Los 891 jugadores que han participado en las distintas modalidades han dejado un mínimo de 5.400 pernoctas, sin contar acompañantes. El mínimo de pernoctas/día ha sido de 470, con una punta los días 5, 6 y 7 de 709 pernoctas y otra punta menor los días 19, 30 de noviembre y 1 de diciembre. El Hotel Bali tiene 776 habitaciones. ¿Alguien se extraña de que el Hotel Torre Dorada, con 351 habitaciones y a escasos doscientos metros del Bali, duplicara sus precios entre el diá 5 y el día 8 porque ese fin de semana el Bali estaba completo? También el Hotel Calas Marina, con 117 habitaciones y a mitad de camino entre el Torre Dorada y el Bali, recogerá algo del negocio.

 

Un poco de ajedrez.

Si «calidad» se llama a la diferencia de valor entre una pieza menor y una torre, ¿cómo se llama la diferencia entre dama y torre+pieza menor? ¿Pequeña calidad? Esa era la desventaja de Mikel, momentos antes de que atracara a su rival y le birlara la dama limpia.

 

 

Felipe Martín

 

Publicado en Opens por el mundo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La posición de Saavedra

La historia de cómo se gestó el problema y su solución es muy alambicada, y se esconde detrás de este cuadro.

Esta posición es un clásico en las monografías de finales, porque es uno de los pocos casos en que un peón es más fuerte que una torre. El autor original fue G.E. Barbier, que la compuso y publicó en 1895 bajo el enunciado blancas juegan y negras empatan. Pero el sacerdote español F. Saavedra (1847-1922) se encargó de refutar el erróneo análisis de Barbier cambiando el enunciado por blancas juegan y ganan, pasando a la historia ajedrecística por una sola jugada: es lo que se llama una jugada de gran rendimiento.

En el diagrama se presenta una situación bastante común en los finales de torre en los que hay carreras de peones y una torre se tiene que inmolar por un peón que ha coronado. Estos finales en su mayoría acaban en tablas si el rey y el peón están cerca de coronar, o en victoria del bando de la torre si su rey puede ayudar a parar el peón. En los menos casos, como ya he comentado, acaban en victoria del peón. Este final aunque sencillo tiene unas cuantas ideas que son muy interesantes de recordar y unos cuantos trucos que conviene aprender. Como pista de propina le daré tres posibilidades para que vaya iniciando el calculo:

  1. Rb7,
  2. c7,
  3. Ra7.

 

La Solución AQUÍ.

Publicado en Torre contra peón | Etiquetado , | Deja un comentario

Benko ha muerto. Viva Benko

El 26 de agosto nos dejó una de las pocas leyendas del ajedrez que nos quedaban. Por leyenda me refiero a jugadores que han sido históricos en el desarrollo del juego. El gran maestro Pal Benko (1928-2019) era un jugador húngaro (aunque nacido en Francia) cuya vida fue muy intensa. Debido a sus opiniones políticas en 1956 le llevaron un campo de concentración, acusado de ser espía y estar implicado en la revolución húngara (confundieron sus anotaciones de ajedrez con códigos secretos). Un año mas tarde le permitieron jugar como primer tablero del equipo húngaro en Islandia, donde aprovechó para huir y pedir asilo en América. Su palmarés y contribuciones al ajedrez no se quedan cortas: dos veces candidato al campeonato del mundo son los más sonados; fue inventor del gambito Benko (llamado hoy gambito del Volga) y de la apertura Benko 1.g3 (al jugarla en su momento les venció tanto a Fischer como a Tal); además de escribir numerosos libros y componer estudios y finales de ajedrez.

En el final que nos ocupa hoy el gran maestro húngaro-americano nos dice que juegan blancas y ganan. Un primer análisis puede llevarnos a la errónea conclusión de que son tablas, dado que el peón de torre negro está cerca de coronar y la torre blanca está bajo ataque. Pero las blancas, mediante una sutil maniobra, logran hacerse con la victoria. Como pistilla les daré tres alternativas:

  1. Ta6 colocándose tras el peón pasado, 2
  2. Tc8 y
  3. Txd6.

Calcule con fineza y recuerde que Benko les observa.

 

La solución AQUÍ

Publicado en Torre contra dos peones | Etiquetado | Deja un comentario
By SP - coll. Priv., Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1459414

Philidor, posando como músico, que también lo era

La posición de este final le debería de sonar a todo ajedrecista, pues es una de las de obligado conocimiento en los finales de torre, junto con las de Lucena y la de Kling y Horowitz. Se trata de la posición de Philidor, compuesta por el famoso jugador francés François-Andre Danican Philidor (1726-1795), creador de la defensa Philidor (1.e4 e5 2.Cf3 d6). Además, era un buen músico. Según él mismo, mejor músico que ajedrecista. «No soy un ajedrecista profesional, sólo completo mis ingresos como músico jugando al ajedrez», dijo una vez. Sin embargo la posteridad lo recuerda por esta otra frase: «los peones son el alma del ajedrez».

En palabras del GM Jesús de la Villa, La posición de Philidor es quizás la posición más importante de la teoría de finales. Ahí es nada. Esa posición es la que te traemos aquí como desafío. Y si te preguntas por qué hemos titulado esta entrada «una de tantas», consulta la Solución. Pero antes afronta el desafío.

En esta posición las negras tienen un peón de más pero el rey blanco esta delante. Lo único que hay que hacer es evitar que el rey entre (el corte de tercera de la torre lo hace) y que nos expulse, con lo cual el peón coronaria. Esta posición, a diferencia de la que viene en los manuales de finales, es la original que escribió Philidor en uno de sus tratados, y escuetamente da dos lineas: la principal, que él acertadamente decía que era la mejor forma de empatar el final, y una segunda de la que decía que era perdedora. Esta última linea tiene un error, recordad que en 1792 no había módulos y se hacia todo a infantería.

Os doy tres jugadas para que calculéis:

  1. 1.Ta8 ,
  2. 1.Rf1 y
  3. 1.Tb3

Calculen con sosiego y recuerden que este final es el abc de los finales de torre.

 

La Solución AQUI.

Publicado el por Argos1952 | Deja un comentario