Pamplona-Benidorm, Benidorm-Pamplona

Bali Festival.

De esta pasión del ajedrez que nos lleva a juntarnos a centenares para pelear con dureza sobre un rectángulo de 50 x 50 parcelado en 64 escaques, no hay en esta piel de toro paradigma como el Festival del Bali, en Benidorm. Desde la tarde del 29 de noviembre hasta la mañana del 8 de diciembre, 891 jugadores se han repartido en siete torneos “de lentas” mañana y tarde, simultaneando con varios torneos blitz celebrados a horas nocturnas. Una charlita de Jesús de la Villa y y alguna simultánea para rellenar las mañanas, todo innecesario si de lo que se trataba era de distraer a los jugadores porque Benidorm ya de por sí es un parque temático de la distracción.

El núcleo del “Festival” se basa en dos torneos largos, 10 rondas en 9 días, para sub-2300 y Sub-2000, que reunían a 131 y 339 jugadores respectivamente, de los que 63 y 105 eran de otros países.

 

Navarros en Benidorm.

El desempeño de los jugadores navarros en el Sub-2000 fue el siguiente:

                                                         Pos.Final/              Var.    Rating                                                Club                Jugador                   Ranking   Ptos. Rating   Performance

Ansoain           Axel Roviralta            32/141    6,5     +56,40      1993

Mikel Deuna   Alfonso Cemborain    39/61       6,5      +3,40       1875

Mikel Deuna  Jesús G. Pabollet         81/66       6        -17,20       1802

San Juan        Manu López               138/274     5,5 +106,40        1739

Oberena         Miguel Donázar        191/243      4,5    +36,80       1749

Paz Ziganda   Mikel Gastesi            192/186     4,5       -0,80       1715

Mikel Gurea   Mikel Razkin            198/195     4,5       -3,40       1690

Ansoain          Jesús Martinez Zazo 199/219     4,5     -16,20       1584

San Juan         Iñigo López               200/294    4,5    +73,60       1684

Mikel Gurea   Daniel Aguinaga       220/296     4,5   +16,40        1486

Mikel Gurea   Felipe Martín            245/317           +54,20       1594

Mikel Gurea   Ernesto Artozqui       257/328     4       +43,80       1430

Mikel Gurea   Serhiy Pedchenko      266/289     3,5   +37,00       1639

Destaca el buen resultado de Axel Roviralta, un jugador que durante casi una década, entre 2007 y 2015, se mantuvo muy cerca del 2000. Desde aquí le deseamos que ponga en orden sus trebejos para verlo siempre en las primeras mesas.

También destaca el de los hermanos Manu López e Iñigo López, +106,40 y +73,60, pero su K=40 los iguala en definitiva a los +54,20, +43,80 y +37,00 de Felipe Martín, Ernesto Artozqui y Serheiy Pedchenko.

En Sub-2300, la performance navarra fue la siguiente:

                                                           Pos.Final/                Var.    Rating                                              Club                Jugador                    Ranking   Ptos.    Rating   Performance

Paz de Ziganda Eduardo Burguete      35/25       6,0       -23,60     2083

Paz de Ziganda Gorka Argandoña      40/63       5,5       +14,40     2113

Oberena            Pedro Viñal                64/85       5,0         +6,80     2032

Mikel Gurea     Alex Pedchenko         71/106     4,5       +50,00     2049

Mikel Gurea     Sergio Anguas            79/91       4,5        +1,40      2017

Orvina              Esteban Garraza         87/126     4,0       +64,00     1983

Destaca la subida de +50 y +64 de los jóvenes Alex Pedchenko (14 años) y Esteban Garraza (17 años). Con K=40, cierto, pero sigue siendo una subida importante.

El balance navarro en los dos torneos es muy parecido: subidas generalizadas de elo, centradas en los jugadores de menor rating. Las pocas bajadas habidas han recaído en los ratings altos. Es difícil sacar conclusiones de esta distribución. Dicen que los ratings de las distintas comunidades no son perfectamente equiparables, que el rating navarro está subestimado en comparación con el de otras zonas. No conozco prueba del 9 que demuestre la falsedad o certeza de esa percepción, pero si fuera cierta, me atrevo a conjeturar que esa subestimación se aplica más a los rangos bajos de rating que a los altos. Y como una posible explicación, siempre en el terreno de las conjeturas no verificadas, la fuerza del ajedrez infantil y juvenil en Navarra. Los «pioneros» navarros, aunque dopados con K=40 como todos los pioneros, roban su elo de los jugadores adultos y, como es lógico, en mayor medida de los jugadores adultos de rating bajo. Así que cuando se enfrentan un jugador de la comunidad X que en los dos últimos años no ha jugado apenas contra jugadores de menos de 18 años en progresión ascendente, con un jugador de Navarra que quizás en ese mismo periodo acumule veinte o treinta partidas contra este tipo de jugadores claramente en ascenso, sus respectivos elos no reflejan bien la correlación de fuerzas entre ellos.

Nuevas Generaciones.

Con este nombre tan poco afortunado se recogen los tres torneos Sub-12/14, Sub-10 y Sub-8. El desempeño de los jugadores de Mikel Gurea ha sido el siguiente:

En Sub-12/14 Iñigo Ayúcar tuvo un balance positivo de +36,40 de rating, pero inexplicable que puntúe consecutivamente con rivales de 1694, 1507 y 1739, y a continuación pierda consecutivamente con dos rivales de menos elo, 1632 y 1474. Iñigo tenía potencial para haber obtenido un mejor resultado y haber regresado a casa con un +50 o +60. Es cierto que con la penúltima partida contra el 1632, Iñigo se jugaba el primer puesto. La decepción de las expectativas puede hacer mella en la siguiente, sobre todo si viene seguida, sin tiempo para activar los mecanismos de resiliencia. Los torneos, como  las partidas, requieren una atención vigilante sin desfallecimientos desde el principio hasta el final. No es fácil.

También en Sub-12/14, Aitor Esparza obtuvo un -22,80 que no corresponde a su actuación, tres victorias y tres derrotas, apenas medio punto menos que Iñigo Ayúcar. De entrada, Aitor es un jugador tres años más joven que Iñigo, y en su performance le ha perjudicado decisivamente que sus tres victorias han sido obtenidas frente a rivales sin elo, algo que puede ocurrir en torneos de esa edad si te mueves por la parte baja de la tabla: Aitor partía el 26 de ranking sobre 32, y por debajo de él ningún rival tenía elo.

Más afortunado fue Asier Ayúcar, que con medio punto menos (2,5) recoge una subida de rating de +14,40, gracias a que de sus seis emparejamientos solo uno fue contra un rival sin elo.

En Sub-10, Angel Esparza tuvo un recorrido parecido al de su hermano Aitor, enfrentándose a tres rivales sin elo, aunque unas tablas frente a un rival con elo le permiten terminar con una tarjeta de -5,20, algo insignificante para un K=40.

En Sub-8 los dos representantes de Mikel Gurea eran Kaiet Viana y Ohian Izquierdo. El dispar resultado de cada uno, 4 y 2 puntos, es coherente con la longitud de sus trayectorias ajedrecísticas, las dos muy cortas, pero la de Ohian mucho más corta. Kaiet obtendrá muy pronto su valoración inicial de rating, y no será baja, ya que su performance en Benidorm ha sido de 1247.

El negocio del Festival.

Los jugadores de ajedrez disfrutamos con el Festival. También es cierto que diez días -nueve noches- más la inscripción más desplazamiento más… más… más… puede salir perfectamente por mil euros. No es un torneo económico, al alcance de todos los jugadores. Bueno es que nos preguntemos quién y cuánto gana con el Festival.

Unas sencillas cuentas: los 470 jugadores de los dos torneos Sub-2000 y Sub-2300 se dejan en la inscripción unos 35.000 euros (85 euros la inscripción normal, 65 euros si acreditas que te hospedas en el Bali, promediamos a 75 euros). El montante de premios asciende a 27.185 euros. Los 7.815 euros sobrantes pueden dar perfectamente para pagar los honorarios de los seis árbitros, cuyo alojamiento, a buen seguro, corre a cuenta del Bali, y aún sobrará para cubrir otros gastos de gestión, administrativos, de logística. El déficit, si lo hay, no será muy importante.

Cuentas similares se pueden hacer con los otros torneos: Nuevas Generaciones, Copa de Campeones, Copa de España y los cuatro blitz nocturnos.

El beneficio -el retorno de la inversión- está sin duda en los alojamientos. Los 891 jugadores que han participado en las distintas modalidades han dejado un mínimo de 5.400 pernoctas, sin contar acompañantes. El mínimo de pernoctas/día ha sido de 470, con una punta los días 5, 6 y 7 de 709 pernoctas y otra punta menor los días 19, 30 de noviembre y 1 de diciembre. El Hotel Bali tiene 776 habitaciones. ¿Alguien se extraña de que el Hotel Torre Dorada, con 351 habitaciones y a escasos doscientos metros del Bali, duplicara sus precios entre el diá 5 y el día 8 porque ese fin de semana el Bali estaba completo? También el Hotel Calas Marina, con 117 habitaciones y a mitad de camino entre el Torre Dorada y el Bali, recogerá algo del negocio.

 

Un poco de ajedrez.

Si «calidad» se llama a la diferencia de valor entre una pieza menor y una torre, ¿cómo se llama la diferencia entre dama y torre+pieza menor? ¿Pequeña calidad? Esa era la desventaja de Mikel, momentos antes de que atracara a su rival y le birlara la dama limpia.

 

 

Felipe Martín

 

Esta entrada fue publicada en Opens por el mundo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario