Torneo por parejas en el Día de Berriozar

El último sábado de mayo es tradicionalmente el Día de Berriozar y en esta ocasión los responsables del ajedrez de esta localidad de la Comarca de Pamplona decidieron organizar un evento ajedrecístico distinto a lo que se viene desarrollando. Esto es, ni torneo individual ni por equipos: a dos aguas, un torneo por parejas.

La aceptación del modelo de competición fue buena, dado que la previsión de jugar una liga de todos contra todos a doble vuelta con partidas a 10′ tuvo que transformarse en hacer lo mismo pero con dos grupos bien diferenciados. El primero, que se denominaría grupo de la muerte; y el segundo, el grupo de la vida. La suerte sería la encargada de dictaminar en qué lado se ubicarían las parejas.

Desde el Mikel Gurea de Burlada acudimos a la cita con cinco parejas que trataron de hacerlo lo mejor posible y sobre todo disfrutar del buen ambiente y camaradería que había en la plaza Eguzki de Berriozar. El buen tiempo acompañó, que no es poco. Daniel Merino y Jon Merino (padre e hijo) se compenetraron muy bien. De hecho, Jon sólo cedió medio punto en todo el torneo. Javier Aldea y Gorka González conformaron la pareja intergeneracional, aunando veteranía y juventud en un mismo bloque bien equilibrado. La dupla formada por los hermanos Ander Arrastia y June Arrastia, que son vecinos del pueblo, no pudieron completar el torneo a la par de los demás; no sólo de ajedrez vive el Día de Berriozar, oigan. Peio Elezcano y Asfaw Valero fueron el primero de los dos conjuntos del Gazte Berriak que se inscribieron, desarrollando un juego fluido y dinámico. Y finalmente el segundo bloque fue el que más cerca estuvo de alcanzar los puestos nobles con Asier Tirapu y Aitor Legasa, dos gambiteros que a estos ritmos saben poner en complicaciones a cualquiera; quedaron segundos en el primer grupo.

Al final, las parejas formadas por Javier Sevilla y Mikel Otxoa en el grupo mortal y la de Antso Vidondo y Antonio Lamolda en el vital fueron las vencedoras de este torneo popular en el que tanto disfrutaron los que participaron como quienes se sumaron a ver los vibrantes encuentros.

Foto de hermanamiento de todos los participantes.

Además, el hecho de que los anfitriones invitaran a los participantes a la comoda popular es un detalle que siempre se agradece.

Esta entrada fue publicada en Competición, El club, Opens por el mundo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario