Ronda 1 de Liga Vasca: Comienzo a lo grande

La de 2022 será nuestra quinta participación en Liga Vasca en nuestros treinta años de historia. Eso da muestra de lo difícil que es llegar hasta aquí; tienes que hacerlo muy bien en el campeonato navarro para alcanzar esta meta. Y a veces, pese a hacerlo, uno se encuentra alguna china en el camino que hay que sortear. Pero ya hablaremos de eso más adelante: cuando lleguemos a ese río hablaremos de cruzar ese puente.

Este año el torneo trata de recuperar la normalidad pérdida el año anterior  en el que se disputaron las partidas en cada zona territorial. Esta vez esa zona se amplía y a los navarros nos toca medirnos con los guipuzcoanos en el grupo B de Primera División, encuadrándose alaveses y vizcaínos en el grupo A. En nuestro grupo hay 7 conjuntos: Alfil (Beasain), Gros B (San Sebastián), Marlaxka (Hondarribia), Mikel Gurea (Burlada), Oberena (Pamplona), Zarautz (Zarautz) y Zugzwang (Urnieta).

En esta primera ronda recibimos la visita del Club Alfil de Beasain, con cuatro ilustres jugadores de gran calidad y reconocida experiencia en Liga Vasca, con los que nos hemos medido en múltiples ocasiones a lo largo del Circuito Vasco de la Amistad. Tras el café de rigor en la cafetería Goxoki acudieron prestos a medir fuerzas a nuestra Bombonera. El equipo que decidimos conformar debía estar a la altura de las circunstancias, como todo debut se merece. Dicho esto, Daniel Pinto, Camilo Lotero, Alexandr Pedchenko y Adrián Oroz fueron a quienes les tocó defender los colores del Mikel Gurea en este primer match.

El discurrir de las partidas fue mucho más igualado de lo que deparó el resultado final, si bien todos los encuentros parecían estar bajo control en todo momento. Así, Daniel Pinto una vez finalizada la apertura consiguió llegar a un medio juego en el que se sintió cómodo e hizo florecer su magia. Primer punto. En la mesa 2 Camilo Lotero demostró que cuando se acaba la teoría y el estudio llega el turno del ajedrecista y se anotó la victoria. Segundo punto. Seguidamente Alexandr Pedchenko entró en lo que más le gusta, un final en el que poner en apuros técnicos a su rival. Tercer punto. Y Adrián Oroz, pleno de confianza tras nada menos que 16 partidas lentas imbatido (ya son 17: 15,2,0), demostró que no teme a nadie en estos momentos. Cuarto punto.

Un espectacular 4-0 que nos dará muchas alas viendo el nivelazo de nuestros rivales del Alfil de Beasain; un equipazo. A ver de qué somos capaces… pero tenemos que ir partida a partida.

Más información sobre la ronda 1 de Liga Vasca, grupo B, en este enlace.

Esta entrada fue publicada en Competición, Competiciones oficiales, Equipos absoluto, Liga Vasca y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario